La Guerra Fría universitaria

Escribe: José Luis González Geraldo (Universidad de Castilla-La Mancha) –
Facebook.com/joseluis.ggeraldo

[Párrafos extraídos del libro “Hacia una Universidad más Humana”. Pendiente de publicación]

En febrero de 2013, una comisión de expertos realizó el informe titulado “Propuestas para la reforma y mejora de la calidad y eficiencia del sistema universitario español”. Bajo ciertas premisas, como: “… las universidades son la piedra angular de la economía [no sociedad] del conocimiento” (2013, p. 6) o: “La universidad debe estar al servicio de la sociedad, no de sí misma” (p. 8), los expertos consideraron que el sistema universitario español requiere una profunda reforma. Tras ilusionarme con este acertado preámbulo y el consiguiente diagnóstico, encontré sentido a las palabras de un cacique indio, narradas por Eduardo Galeano, cuando tras escuchar a unos misioneros que trataban de evangelizarlos, les dijo: “Eso rasca. Y rasca mucho, y rasca muy bien […] Pero rasca donde no pica” (1989, p. 22). Una vez más, al igual que sucedía con la enseñanza basada en competencias, dan en la diana, pero sin sentido. Me explicaré con brevedad, pues no quisiera realizar un contra-informe del informe, pero sí señalar ciertos puntos que considero relevantes.

En la reforma planteada por los expertos, la investigación juega un papel clave, y los rankings de universidades parecen darles la razón. No obstante:

[…] es necesario que haya algunas cumbres muy elevadas y no solo un gran número de colinas de igual perfil […] no cabe esperar –ni es posible con los medios ahora disponibles o que pueda haber en un mejor futuro- que todas las universidades sean de excelencia. Es inevitable, pero no constituye un inconveniente, que algunas acaben concentrándose algo más en su labor formativa, como centros de calidad de enseñanza superior, que en la investigación

(Comisión de expertos sobre educación superior, 2013, p. 10)

Inevitable, dicen. Casi con resignación. Como si dedicarse a la educación de las futuras generaciones no fuera la principal misión de la universidad. Para que algunas sean excelentes (investigación) es inevitable que otras no lo sean (formación, enseñanza, ni siquiera educación), cumpliendo la teoría de que: “Cuando un bien sirve como símbolo de distinción, significa que al menos una parte de su valor procede de su exclusividad” (Heath y Potter, 2005, p. 112).

Si todas alcanzaran los actuales niveles de las “top research universities”, habría que establecer nuevos criterios de excelencia y nuevas categorías: ¿”top research universities PLUS”, quizá? Si pensamos en los requisitos que hoy piden a los que iniciamos nuestra carrera en el sistema universitario, y los comparamos con los que se pedían antes de los años noventa, por poner un ejemplo, entenderemos que la inflación académica que nos recuerda Ken Robinsoni afecta a cualquier ámbito, y que el exponencial progreso de la ciencia no lo explica todo. […]

Sea como fuere, la falacia de los rankings universitarios, basados principalmente en criterios investigadores, son el pistoletazo de salida a una carrera académico-armamentística en la que el camino a seguir se convierte en el objetivo a conseguir. Lo importante ya no es mejorar la calidad para estar entre los primeros puestos; lo importante es estar el primero de la lista para demostrar la calidad que se posee. En este caso, el orden de los factores es sumamente importante. […]

Coincido con Víctor Frankl al afianzar una de las máximas de Nietzsche, y entender que es posible aguantar cualquier “cómo” siempre que se tenga claro el “por qué” (Frankl, 1979), pero debemos admitir que una prolongada exposición a la metodología puede pervertir el mejor de los motivos. Bajo este planteamiento, es mucho más fácil entender la historia, verídica o no, de aquellos militares que después de un par de décadas vigilando a diario un banco de madera para que nadie pudiera sentarse en él, escucharon a un viejo militar que, entre risas, les recordó que todo comenzó con un cartelito que decía: “Recién pintado”. No estaría de más que, entre ranking y ranking, recordáramos cuál es la verdadera meta a conseguir y comprobemos la fidelidad de los medios.

Por otro lado, creer que todas las universidades pueden estar entre las mejores es una utopía que transforma la academia en un juego de publicaciones y una casa de citas. La obsesión por estar en los puestos altos del ranking nos hace olvidar que se basan en bienes posicionales, y no materiales. No todos podemos ser los primeros: “[…] el estatus es un juego intrínsecamente competitivo. Si una persona gana, otra pierde. Ascender significa perjudicar a otro (o a todos los demás)” (Heath y Potter, 2005, p. 102).

Esencialmente, todo ranking busca la diferencia, y: “[…] buscar la diferencia es contraproducente, porque todos quieren lo que no todos pueden tener […] Son como cangrejos metidos en un cubo del que todos quieren salir sin conseguirlo” (ibid, p. 112). El loable objetivo de mejora de la calidad, independientemente de si nos basamos en principios docentes o investigadores, se convierte en una simple necesidad de distinción. Al problema de un excesivo interés por la investigación, hemos de sumarle una equivocada aspiración de mejora. Llueve sobre mojado y el educador no tiene paraguas.

[…] Eso sí, quien quiera el máximo de financiación sabe que debe apuntarse cuanto antes a la carrera académico-armamentística de investigar a costa de todos, y de todo: incluso de la propia educación. Habrá universidades que actúen ofensivamente para posicionarse a la cabeza de la lista, pero también tendremos movimientos defensivos por parte de las universidades que no quieran estar en los puestos bajos del ranking, simplemente por no quedar descolgadas del pelotón.

Así, a la necesidad de éxito por estar entre las primeras, se suma el miedo de las segundas por quedarse en la parte baja de la lista y, llegado el momento, parecer prescindibles a los ojos de la sociedad. Observemos otro clarificador ejemplo; sólo le pido al lector que cambie las palabras “monovolumen” por “universidad científica”, “vehículo normal” por “universidad general” y “carreteras” por “rankings”.

Cuando se produce una colisión mortal entre un monovolumen y un vehículo normal, en un 80 por ciento de los casos muere el conductor del segundo. Las carreteras se han vuelto tan peligrosas que muchos usuarios se plantean comprarse un monovolumen solo para protegerse.

(Heath y Potter, 2005, p. 105-106)

[…] Si de elegir se trata, como así parece que nos obligan, no cabe duda hacia dónde debería encaminarse una universidad más humana:

La Universidad científica atiende a la investigación como a su propio fin; al resto de la vida, si acaso, solo en cuanto puede servir de medio para aquél. En la Universidad, que diríamos general, el conocimiento y la ciencia representan uno de tantos medios para elevar la vida en concertado equilibrio al más alto grado cada vez posible.

(Giner de los Ríos, 1910, p. 33)

Referencias
Frankl, V. (1979). El hombre en busca de sentido. Barcelona: Herder.
Galeano, E. (1989). El libro de los abrazos. Madrid: Siglo XXI.
Giner de los Ríos, F. (1910). Pedagogía Universitaria. Barcelona: Manuales Soler. [Fecha de publicación aproximada].
Heath, J. y Potter, A. (2005). Rebelarse vende. El negocio de la contracultura. Madrid: Taurus.

i sus tres vídeos más conocidos: “Las escuelas matan la creatividad”, “¡A iniciar la revolución del aprendizaje!” y “Cómo escapar del valle de la muerte en la educación”. Disponibles en la plataforma TED (http://www.ted.com/).


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada
This entry was posted in Entradas and tagged , , . Bookmark the permalink.

11 Responses to La Guerra Fría universitaria

  1. Pingback: Anónimo

  2. Pingback: » La Guerra Fría universitaria. Aula Magna 2.0

  3. Clara Barroso says:

    Jose Luis, gracias por esta aportación.
    Desde mi punto de vista la educación (en general y universitaria en particular) va más allá que la mera formación para el ejercicio de la profesión. En primer lugar porque los universitarios de hoy se enfrentan a una sociedad cambiante en la que (por muchas prospectivas que se realicen) poco podemos aventurar sobre qué perfiles profesionales serán los más demandados, los más valorados socialmente o los que mejor garanticen un insumo económico.
    En segundo lugar, y a mi personal entender, la educación trasciende a los intereses meramente economicistas de un modelo que cada día se ve cuestionado por los efectos no deseados en los ámbitos social y natural. En este sentido soy muy deweyana, la educación es el instrumento que ha de hacer posible un desarrollo individual y social y dicho desarrollo ha de suponer el comprender nuestro rol en la dinámica que ha hecho posible la evolución de los humanos como especie y como individuos sociales.
    Yendo más allá, ha de capacitar a cada individuo para conocer todo aquello que hace posible que nos enfrentemos con éxito a la evolución no sólo de las sociedades y las culturas, también de los procesos de todos aquellos ámbitos que han hecho posible la existencia de los propios humanos. Y esto es un factor ético que habitualmente trasciende a los meros objetivos profesionalizadores (por mucho que aparezcan ‘habilidades/competencias éticas’ en los planes de estudio y guías docentes, poco se aborda este aspecto).
    La universidad se enfrenta ahora a una concepción en la que la ética se entiende como el mero promover determinados valores (no la capacidad de desarrollar, con criterios racionales, dichos valores). Se enfrenta a un modelo en el que el valor del conocimiento no se vincula al desarrollo de soluciones de problemas de interés humano, sino al desarrollo de I+D+I es decir al desarrollo de lo que pueda incrementar el valor económico del conocimiento, lo que induce a la creencia de que sólo lo que genere ‘riqueza’ (en sentido económico) es deseable en la universidad para esta sociedad.
    Desde mi perspectiva esto es una falacia. Los grandes problemas a que nos tendremos que enfrentar (más tarde o más temprano) tienen que ver con las capacidades que tengamos para utilizar los conocimientos de que disponemos para acabar con el hambre, las ignorancias, las injusticias, etc. Lo importante no será si tenemos la capacidad para generar nuevas patentes o si tenemos capacidad para continuar escribiendo artículos para que los expertos reconozcan nuestra excelencia; lo importante será si los conocimientos sirven para alguien más que las industrias. Este sería el sentido ético del quehacer de la universidad como vehículo de conocimiento y como sustentadora del desarrollo humano.
    Desde esta perspectiva, la universidad debe comprometerse con la difusión social del conocimiento para hacer comprensible lo que sabemos y estimular a cada universitario (sea estudiante o profesor) para avanzar hacia la participación en el análisis y desarrollo de soluciones de problemas humanos, no meramente de problemas industriales.

    • José L. González says:

      Estimada Clara,

      En el clavo, sin duda. El verdadero impacto depende de la responsabilidad social de las universidades. Hablas de una perspectiva ética que me recuerda mucho la temática de una charla que seguramente conozcas (http://www.ted.com/talks/barry_schwartz_using_our_practical_wisdom.html) En la que se habla de la pérdida de la sabiduría y me recuerda, de nuevo, a la pregunta del ufano leñador tenaz (¿afilar?… he estado demasiado ocupado talando -publicando- árboles)

      Un saludo.

  4. Juana Manjón says:

    José Luis sólo un momento para comentarte que estoy totalmente de acuerdo con las reflexión que realizas. Creo que son idóneas y pertinentes las puntualizaciones que realizas tanto en el comentario que realizas en la lista SITE como en este medio.

    Un saludo
    Juana Manjón
    Universidad de Sevilla

    • José L. González says:

      Estimada Juana,

      Gracias por dedicarme ese momento. Tal y como dejó escrito hace poco Mayor Zaragoza: delito de silencio; el silencio ya no es una opción.

      Un abrazo.

  5. Vicent Gozálvez says:

    Estimado Jose Luís, estimados compañeros:
    En primer lugar, presentarme: soy un colega de “Teoría de la Educación”, de la Universitat de València. En segundo, apoyar tu iniciativa crítica, y tu llamada al buen diálogo desde una actitud constructiva y respetuosa (esto último que no falte). Así que ánimo, ésta es una discusión más que necesaria y procedente.
    Por supuesto, cuando salga el libro trataré de conseguirlo para leerlo con atención. Por otra parte, acaba de salir publicado un libro de A. Boni (amiga de la UPV) y Melanie Walker, titulado: Human Development and Capabilities. Re-imagining University of the twenty-first Century (Routledge, 2013). Este libro desarrolla una propuesta muy interesante, basada en el enfoque de las capacidades y desde una crítica al modelo de las competencias actualmente asumido por la UE inspirada en los criterios del Banco Mundial y la OCDE.
    Por último: en Le Monde Diplomatique en Español apareció el pasado diciembre de 2012 un artículo más que revelador: “Investigación pública y revistas privadas”. Fantástico. Lo tengo en PDF, si alguien lo quiere, se lo facilito con mucho gusto.
    Un saludo, y adelante!

    • José L. González says:

      Estimado Vicent,

      Muchas gracias por tus palabras, también por los detalles del libro y el artículo. De hecho, he leído ese artículo gracias a otro compañero del SITE y tienes razón, es muy bueno.

      Seguimos en contacto.

      Un abrazo.

    • gilberto antonio rincon caro says:

      Gracias por la reflexion sobre el verdadero compromiso y el rool de las universidades en el tema de “desarrollo de la sociedad”, su inmcidencia en el entorno de la “unidad espacial donde opera” y la legitimidad que tenga por parte de esa comunidad.
      Le agradeceria hacerme llegar el articulo de Le Monde Diplomatic

      su servidor y amigo
      gilberto rincon caro
      Barranquilla, Colombia

  6. Entiendo tu postura Karla, incluso la comparto, pero no hablaba desde esa perspectiva.
    Futuras generaciones de abogados, médicos, banqueros, maestros, políticos… esa es mi intención. Suchodolski y Ortega y Gasset, entre otros, tuvieron el acierto de ver el anacronismo que existe a la hora de educar a las generaciones del futuro con postulados desfasados (bases del s. XIX, profesorado del XX y estudiantes del XXI). Aceptemos el presente, pero sin perspectiva de futuro la educación no es posible. Un saludo y muchas gracias por el comentario.

  7. Pingback: La Guerra Fría universitaria. Aula Magna...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">