Puentes de internacionalización: una propuesta interuniversitaria entre universidades iberoamericanas

Escribe: Marta Ruiz-Corbella. Facultad de Educación – UNED

Bajo el lema «La educación primero» la UNESCO planteó hace ya un año una serie de prioridades en las que, entre otros objetivos, se destacaba la necesidad de la educación para todos a lo largo de toda la vida, como medio de inclusión social y del fomento de la ciudadanía global. No hay duda de que estamos en un momento en el que la crisis económica condiciona el progreso de los países y, en especial, su educación. Ahora bien, lo que resulta evidente es que sin esta el desarrollo de cada persona no será posible, o estará seriamente mermado, ya que no será factible eliminar la brecha entre aquellos individuos, colectivos sociales y territorios que cuentan con las competencias necesarias para abordar su futuro y aquellos que no pueden o no saben cómo acceder a ellas. Y es precisamente aquí donde cumplen un papel clave los diferentes profesionales de la educación: docentes, educadores sociales, orientadores, etc. quienes cooperan para que cada persona y colectivo social aprenda a conocer, a vivir con otros, a hacer y a ser. Sin esta necesaria intervención educadora, será sumamente difícil que muchos de los excluidos reviertan su invisibilidad social. Esta es la razón de la necesidad de la formación inicial y permanente de los educadores. Formación que responda a las permanentes demandas de cada individuo, circunstancia aun más necesaria en escenarios donde la pobreza y los problemas sociales de toda índole exigen actuaciones profesionales especializadas (Ruiz Corbella et al, 2013).

Por otro lado, cada vez cobra más fuerza el reclamo de la internacionalización de la universidad. Desde nuestras instituciones conocemos bien lo que se está demandando desde diferentes instancias supranacionales para internacionalizar la educación superior. No hay duda de que abrir la universidad a otras regiones, a otras instituciones siempre será un beneficio, si se desarrolla, claro está, bajo criterios científicos y académicos. Estamos ante un nuevo paradigma de universidad que exige afianzar el proceso de internacionalización, lograr una mayor conectividad entre las instituciones a todos los niveles, a la vez que diseñar estrategias que refuercen la identidad de cada institución de educación superior. Esta realidad es la que ha promovido un proyecto financiado por la Agencia Española de Cooperación y Desarrollo (Proyecto AP/035311/11), que propuso como objetivo:

estudiar la forma de implantar en países de Iberoamérica estudios en educación social, que acrediten a profesionales que trabajen en contacto con niños, jóvenes y adultos en riesgo de exclusión social, para que puedan elegir vivir de forma digna y de acuerdo a sus recursos potenciales y los que pueda ofrecer el territorio.

Formación que pretende el diseño de un titulo conjunto de Postgrado entre 3 universidades iberoamericanas: la Universidad La Frontera (Chile), la Universidad de El Salvador (Rep. El Salvador) y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (España).

Este ir tejiendo, poco a poco, redes de colaboración y de investigación, logra el desarrollo de una cultura de aprender gracias a la cooperación y colaboración de equipos de la más variada procedencia académica, científica y geográfica. La experiencia en este Proyecto avala que trabajar en problemas comunes, en temas en los que en cada país, en cada territorio, se están afrontando de modo diverso, enriquece de forma extraordinaria el diseño de acciones formativas futuras. Poder exponer y compartir diferentes realidades, colabora a revisar y reflexionar sobre nuestra propia práctica y a buscar nuevas propuestas. Este es el caso del  proyecto de la formación inicial y permanente de los educadores sociales, especializados en la intervención socioeducativa con jóvenes y adultos en riesgo de exclusión social entre 3 instituciones universitarias iberoamericanas muy diferentes por su tradición académica, social y cultural, a partir del diseño de un título conjunto de Postgrado. Para ello, y como requisito previo, era necesario reflexionar y discutir sobre 2 temas ejes: a) la educación de jóvenes y adultos; b) la educación social.

Educación Social y educación de jóvenes y adultos. Reflexiones, experiencias, propuestasEducación Social y educación de jóvenes y adultos. Reflexiones, experiencias, propuestas (2013), recoge las primeras reflexiones conceptuales y metodológicas sobre estos temas, en el que también se describen y analizan algunas experiencias y propuestas dirigidas a este territorio educacional. Publicación surgida a raíz del encuentro científico celebrado en la Universidad de La Frontera (Temuco, Chile) en noviembre de 2012.

En él se destacaron los escasos estudios existentes en el campo de la Educación de Jóvenes y Adultos en Chile y en El Salvador. En cambio, España aporta una trayectoria consolidada en esta área de intervención socioeducativa, que puede iluminar las propuestas teóricas y metodológicas referidas a la educación de de estos colectivos en diversas expresiones, concepciones, metodologías y experiencias. A partir de estas reflexiones se propusieron, desde diversos enfoques y perspectivas, una educación que incluya a todos y todas, de calidad y equidad, participativa y activa, diversa, intercultural y multicultural, inter y transdisciplinaria, que contribuya al aprendizaje en cada territorio, para que cada uno pueda desarrollarse con su fuerza endógena desde lo local a lo global, profundizando en una ciudadanía democrática y avanzando hacia la justicia social (Williamson, 2013).

A lo largo de esta publicación se desvela que las preocupaciones, las exigencias, los temas a abordar en la formación, etc. son los mismos. En cambio, la historia es lo que varia en cada contexto, el modo de desarrollarlos, de interpretarlos, de comprenderlos. Las necesidades de los actores son diferentes, dado que los requerimientos territoriales difieren, por lo que si planteamos el diseño de un título de postgrado conjunto este deberá atender estas diferencias y estas necesidades. Deberá respetar la identidad de cada país, de cada contexto de intervención, logrando, a la vez, una profesionalización de los agentes que intervengan en esos espacios de formación. América Latina ha desarrollado la conceptualización y práctica de la educación popular y de la educación intercultural bilingüe. Europa desarrolla un concepto de Educación Social más inclusivo. Ahora, ambas tradiciones deben converger para el logro de una formación mucho más completa que ayude a los educadores a comprender mejor la realidad en la que se encuentran, a abrirse a nuevos espacios y a profesionalizar su tarea.

Las tres universidades participantes en el proyecto AECID – la UNED, la UES y la UFRO- facilitan un mapa conceptual de similitudes y diferencias que permite establecer el diseño de unos perfiles de formación comunes, de orientaciones curriculares, que propongan modelos de formación inicial y continua, apoyados en el b-learning, de educadores sociales en países latinoamericanos. Estos programas, perseguirían un doble cometido. Por una parte, facilitar el descubrimiento y entrenamiento de los recursos personales que permiten elegir vivir de forma digna. Y, por otra, descubrir posibilidades que se ofrecen desde los territorios para que las personas puedan crecer y desarrollarse de acuerdo a su proyecto personal y profesional. La modalidad de enseñanza a distancia experimentada por la UNED y la experiencia pedagógica con modelos de formación b-learning de la UFRO en educación de adultos, faculta partir con experiencias evaluadas y sistematizadas para facilitar los diseños pedagógicos y metodológicos más idóneos.

De esta forma, se posibilita una formación universitaria, interconectada y desconcentrada -en oposición a descentralizada-, que les habilite para asumir competencias y facilitar gestiones en niveles más cercanos a los egresados, en un contexto de acción y con una perspectiva internacional. Esta es la idea, en definitiva, del Proyecto que se expone en la publicación que reseñamos.

Referencias bibliográficas:

Ruiz Corbella, M.; Martín Cuadrado, A.; Williamson, G.; Cano Ramos, M, A. y   Zepeda, R. (2013). Educadores de jóvenes y adultos en riesgo de     exclusión social. Un proyecto de cooperación educativa para su  profesionalización. Revista Iberoamericana de Educación. 61, 159 – 177.

Williamson, G.; Salazar, J.; González, J. y Pérez, I. (eds) (2013). Educación Social y educación de jóvenes y adultos. Reflexiones, experiencias, propuestas. Temuco, Chile: Universidad La Frontera / UNED.


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada
This entry was posted in Entradas. Bookmark the permalink.

One Response to Puentes de internacionalización: una propuesta interuniversitaria entre universidades iberoamericanas

  1. Ramón Pérez Juste says:

    En un mundo global la educación no debería sustraerse a esta tendencia.
    En particular, la Universidad, cuyo original sentido de unviersalidad pareciera haberse perdido -o, al menos, reducido- en los últimos tiempos, debe recobrar en plenitud esa característica con la que no solo ella, sino el alumnado y la sociedad toda experimentarán notables ganancias.
    Saludamos, por tanto, esta iniciativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">