¿Carpetazo definitivo a la reforma universitaria?

Escribe: José Luis García Garrido (Catedrático Emérito de Educación Comparada e Internacional de la UNED)

Seguramente conocen bien los lectores del blog el informe que, hace ya más de un año, hizo llegar al ministro Wert la denominada “comisión de expertos”, nombrada por él casi apenas aterrizado en el ministerio (Comisión 2013). Parecía por entonces que, independientemente de que se tomaran otras medidas ministeriales con respecto al sistema educativo, el tema universitario iba a resultar prioritario durante esta legislatura. Y así era lógico que fuera, pues si de algo está urgida la sociedad española es de una profunda reforma de la enseñanza superior, que hace aguas por todos lados y no nos permite avanzar por el buen camino hacia esa “sociedad del conocimiento” de la que tan necesitados andamos si queremos ponernos realmente al nivel científico, cultural y económico de los países de vanguardia. Los medios de comunicación le dedicaron, por entonces, someros comentarios, y en las aulas se produjo también alguna reacción, más bien tímida en verdad. Pero desde entonces nada más se supo. Se comprende que el ministro haya podido estar sobradamente ocupado todo este tiempo con la LOMCE, pero no deja de sorprender que algo que parecía en principio tan importante, tan urgente, haya quedado después sumido en el silencio. Un año más, después de varios años de paralización, es mucho tiempo. Un tiempo precioso que los demás países han sabido aprovechar, reconfirmando de nuevo que la universidad española no parece dispuesta a profundizar en sus penurias, aun cuando éstas pudieran abocarnos a permanecer largos años en la cola de los rankings internacionales y, consecuentemente, firmemente instalados en el desprestigio. Por mucho que esos rankings puedan parecernos exagerados o injustos, el daño que nos hacen es considerable, pues hoy se es más lo que se aparenta, lo que se publicita, que lo que realmente se es. A nadie se le escapa que permanecer en la situación actual comporta para la universidad española riesgos de alcance muy considerable, tanto en materia de investigación como en materia de enseñanza; se retrasa así nuestra plena entrada en la ya aludida sociedad del conocimiento y, en definitiva, la superación de las crisis de todo tipo (económicas, sociales, científicas, etc.) presentes y futuras.

En el día a día de nuestras universidades, andamos todavía luchando a trancas y barrancas con los papeles de Bolonia, cuando lo cierto es que el “post-Bolonia” hace ya tiempo que se instaló fuera de nuestras fronteras (Enders 2011). Los ingleses han apostado por una universidad que pueda contar con financiación sostenible, subiendo fuertemente los costes de matrícula y queriendo situar a “los estudiantes en el corazón del sistema” (BIS 2011). Los franceses han tenido tiempo de experimentar dos leyes, con Sarkozy primero (LRU 2007) y con Hollande después (Loi 2013-660), intentando cuadrar números, hacer más eficiente el gobierno universitario, reducir el número de titulaciones y de instituciones, etc. Los alemanes se hallan fuertemente preocupados por encontrar vías firmes de financiación y por recuperar su pasado prestigio. Dos países nórdicos (Dinamarca y Finlandia) se han decantado por conceder a sus universidades estatuto de entidades privadas y todos ellos andan por el camino de fusionar universidades o agrupar instituciones, agilizar el gobierno, internacionalizar las aulas, rentabilizar los costes. Hasta los italianos han movido ficha en dos recientes ocasiones, con la reforma Gelmini primero (2010), que incidió ampliamente en el gobierno de las instituciones y en una mejor regulación del profesorado, y con el “pachetto merito” aprobado después (2012) para favorecer a los mejores estudiantes.

Nosotros, mientras tanto, a la espera. El comité de expertos destacó ya la existencia de casi 2000 personas acreditadas por la ANECA como catedráticos y más de 3000 como titulares a las que las universidades no han podido o no han querido dar plaza. Quizá pensando que su situación de provisionalidad va a durar bastante tiempo, un buen número de profesores universitarios españoles parece haber decidido estampar en su tarjeta de visita, bajo su nombre, como etiqueta profesional, la expresión “Acreditado como Catedrático de Universidad”, “Catedrático acreditado”, “Profesor Titular acrecitado”  o alguna otra fórmula parecida. Esto es sólo un detalle del estancamiento que padecemos, entre los miles de detalles que podríamos consignar. Pero aun así, constituye a la vez todo un síntoma.

Referencias:

BIS (2011). Higher Education: Students at the Heart of the System. White Paper. London, Department for Business, Innovation & Skills.

Comisión de Expertos para la Reforma del Sistema Universitario Español (2013). Propuestas para la Reforma y Mejora de la Calidad y Eficiencia del Sistema Universitario Español. Madrid, Informe entregado al Ministro J.I. Wert el 12 de febrero de  2013.

Enders, J. (2011). Reform of Higher Education in Europe. London, Sense.

Loi 660 (2013): LOI n° 2013-660 du 22 juillet 2013 relative à l’enseignement supérieur et à la recherche. http://www.legifrance.gouv.fr/affichTexte.do?cidTexte=JORFTEXT000027735009&dateTexte=20130730

LRU (2007). Loi relative aux libertés et responsabilités des universités (denominada Loi Filllon, Loi Pécresse o LRU). Paris, 10-08-2007.

 


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada
This entry was posted in Entradas. Bookmark the permalink.

One Response to ¿Carpetazo definitivo a la reforma universitaria?

  1. Ramón Pérez Juste says:

    El problema de la Universidad española, como señala el profesro García Garrido, es complejo y dificil de abordar.
    Sin embargo, lo que no podemos hacer es, sencillamente, no hacer nada, esperando que los problemas se resuelvan solos. O simplemente, limitándonos a quejarnos sobre todo de las penurias económicas.
    Yo apuesto por que cada universidad, en el marco de su autonomía, tome las medidas que están a su alcance y son responsabilidad suya. Muchas, en efecto, están condicionadas por la economía, pero hay muchas otras que no. Empecemos por ellas.
    Ramón PÉREZ JUSTE
    Catedrático Emérito de la UNED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">