La dificultad de la tutoría en la Universidad

Escribe: Eduardo López López. Catedrático de Pedagogía Diferencial. Universidad Complutense de Madrid (España)

Voy a aprovechar la oportunidad que ofrece este blog para desahogarme sobre un problema que siempre me ha preocupado y, a decir verdad, apenas le encuentro solución.

 ¿De qué problema se trata?

Es muy sencillo: por una parte, uno está convencido de que la tutoría es parte sustancial de la enseñanza, y la universitaria no es una excepción, sin excluir que toda enseñanza sea tutorial;  y, por otra, se constata que en el marco actual se hace especialmente problemática su aplicación. Dicho de una manera sencilla: ¿Cuáles son las posibilidades de la tutoría en el actual marco de educación superior? Agruparé mi discurso alrededor de estos temas aludidos, la necesidad de la tutoría y las posibilidades de ponerla en práctica.

La tutoría, esencial en la enseñanza

En primer lugar, ¿qué es la tutoría? Leo en el Thesaurus ERIC que tutoría (tutoring) es la “enseñanza proporcionada a un alumno, o a un pequeño grupo de estudiantes, mediante la interacción con un profesor profesional, un compañero u otro individuo con un apropiado entrenamiento o experiencia”. Como se alude a los “compañeros” como posibles tutores, la enseñanza de iguales (peer teaching, que se prefiere a peer tutoring), se describe como la “práctica en la cual los estudiantes adoptan un role de enseñanza en el entorno escolar para compartir su conocimiento con otros estudiantes”.

Por tanto, la tutoría de la que se habla está orientada al aprendizaje y se basa en una relación de un responsable instructivo con uno o unos pocos estudiantes. El tamaño va a condicionar enormemente su aplicación. Y este problema adquiere especial relevancia cuando la Universidad comienza a masificarse, signo de nuestro tiempo.

Es lejano en el tiempo y de amplio recurso el uso de la tutoría en la Universidad, ya sea en forma de Sistema Tutorial, al estilo de ciertas Universidades anglosajonas, ya en forma de estrategia incorporada a la enseñanza en algunos momentos del proceso. En cualquier caso, siempre avalada por un alto grado de eficacia.

En efecto, toda la investigación avala el alto grado de eficacia de las relaciones personales en el aula con finalidad instructiva. Quiero presentar algunos datos; sin duda, la fuente de referencia para avalar lo que se dice no puede ser otra que la de Hattie (2012) -Visible learning, en la cual se recogen nada menos que 931 síntesis o meta-análisis sobre los más diversos campos de la enseñanza relacionados con el rendimiento. Cuando pone en orden de importancia las distintas variables instructivas por su contribución al rendimiento, de entre las 150 que incluye, la de las relaciones estudiante-profesor se sitúa en el lugar 12 y arroja nada menos que una Magnitud del Efecto de 0.72 (Cornelius-White, 2007). Este efecto viene avalado nada menos que por 229 estudios, que reflejan 1450 efectos y que han sido obtenidos de una muestra total de 355.325 estudiantes. Una estrategia similar –lugar 11 del ranking- es la enseñanza recíproca (reciprocal teaching), con un efecto de 0.74.

Por otra parte, ya es un clásico, principalmente en la enseñanza superior, el llamado Plan Keller o Sistema Personalizado de Instrucción (PSI); se ha caracterizado por ser llamado el sistema de tutores (proctors) porque utiliza como recurso básico la tutoría de iguales, en especial de alumnos de cursos superiores. Goza en conjunto de un efecto global de 0.53 (ranking 40). Este Sistema, junto con el Sistema Audio-Tutorial, son los que mayor recurso hacen a la enseñanza tutorial, sea impartida por iguales o por otros medios. ¿Cuál es la eficacia de la tutoría de iguales? Hattie recoge nada menos que 14 meta-análisis, repartidos a lo largo del tiempo hasta recientemente; su eficacia de cara al rendimiento, principalmente en la enseñanza pre-universitaria, es heterogénea en sus efectos, siendo el promedio de la peer tutoring de 0.55.

Por tanto, como conclusión, puede afirmarse, primero, que la tutoría o la dimensión relacional o individualizada es una parte esencial de la enseñanza; y, segundo, que esta dimensión está avalada por la investigación de un modo reiterado como altamente eficaz de cara al rendimiento; esto es, merece la pena recurrir a la tutoría en todos los niveles del sistema educativo.

La aplicación de la tutoría

¿Cuál es la presencia de la tutoría en la Universidad a lo largo del tiempo? En la normativa universitaria anterior al modelo actual la tutoría –esas horas de atención semanal a los estudiantes en el despacho a que nos obligaban las disposiciones- se ejercía de una forma muy heterogénea: se daba el caso del profesor que tenía su despacho repleto de alumnos convocados a sesiones de revisión de exámenes, resolución de dudas, seguimiento de trabajos, … y el de aquel otro para quien la hora de tutoría era la más gratificante para trabajar en los temas preferidos del docente, lejos de la presencia “perturbadora” de los alumnos.

¿A qué obliga el actual modelo de Educación Superior y cómo se lleva a cabo?

Intentar responder a esta pregunta sería por mi parte una temeridad porque muchos otros colegas lo podrían hacer mejor. Me limito a dar unas pinceladas.

Me mostraba no hace mucho un alumno de tercer curso de una Ingeniería Técnica Superior el diseño instructivo que un profesor había concebido para llevar adelante la enseñanza de una asignatura de su responsabilidad bajo el Modelo Europeo de Educación Superior: Pocas clases presenciales y éstas de tipo introductorio; entrega de materiales y su estudio antes de la discusión en clase; exposición de temas en clase por equipos; confección individual de un trabajo relativamente largo –unas 25 páginas; exámenes parciales a lo largo del curso; examen final de la toda la asignatura; etc. Dicho docente, además, tenía más de un grupo y más de una asignatura que impartir. Aunque la matrícula era mayor, asistían ordinariamente a clase y seguían su asignatura alrededor de 80 alumnos.

Ni que decir tiene que el exponer temas en clase por los alumnos, el confeccionar un trabajo individual, el realizar exámenes incorporados a lo largo del proceso,… requieren más de una sesión previa con el profesor en el despacho para que dichas actividades sean provechos para el mismo alumno y los demás. Además de la función de orientación, el profesor debería recurrir a esa estrategia tan beneficiosa en la enseñanza, como es el feedback. En efecto, el efecto beneficioso que el feedback del profesor tiene sobre el aprendizaje está fuera de toda duda. Hattie (2012) nos da cuenta (app. C) de una posición de 10 en el ranking de efectos de 0.75; dichos efectos provienen de 47 meta-análisis (app. B), que han recogido varios cientos de estudios, en los cuales algunos efectos particulares superan la unidad. Dicho resumidamente, el feedback es una estrategia instructiva tan fundamental que obviarla dejaría el aprendizaje lesionado gravemente.

Ahora bien, ¿en qué medida en el contexto docente de muchos alumnos por aula y/o varias asignaturas por curso un profesor puede llevar a cabo semejante estrategia, que se realiza siempre en sesión tutorial, por tanto en contexto de relación individual o al menos individualizada? ¿En qué medida es viable la revisión previa de las exposiciones individuales, o grupales, de los alumnos; en qué medida puede seguir un profesor la confección de trabajos desde los primeros planteamientos, pasando por las distintas revisiones, hasta la producción final; cómo un profesor puede proporcionar feedback de los resultados de los distintos exámenes en su despacho;…?

Tal vez en la enseñanza a distancia el modelo tutorial tenga más vigencia y pertinencia. Y probablemente, a través de las TIC, mejor se resuelva el problema. Pero, ¿a qué precio?

Por mor de la brevedad y para no caer en una fase derrotista y lacrimógena, quiero cerrar el tema. Simplemente, quede plasmado mi desahogo; no veo fácil solución ante la aparente contradicción entre la necesidad de una estrategia esencial en la enseñanza, como es la tutoría, y la difícil, si no imposible, puesta en práctica de ella. Cuando las exigencias de promoción del profesorado no contribuyen a potenciar la dedicación docente sino investigadora, difícilmente la atención al alumnado será la deseable. Y, por otra parte, algo que ya he dejado plasmado por escrito en otro lugar: es difícilmente viable un modelo tutorial en una Universidad masificada.

REFERENCIAS

Cornelius-White, J. (2007). Learner-centered teacher-student relationships are effective: A meta-analysis. Review of Educational Research,  77(1), 113-43

Hattie, John (2009). Visible learning: a synthesis of 800 meta-analyses on achievement. London: Routledge, 378 pp.

Hattie., J. (2012). Visible Learning for teachers. Maximizing impact on learning. Abingdon and New York: Routledge, 280 págs.

 

 


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada
This entry was posted in Entradas and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">