Autorregulación y procesos de aprendizaje

Por Jesús de la Fuente Arias

Catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación

Facultad de Psicología. Universidad de Almería

La autorregulación se refiere a la autogeneración de pensamientos, sentimientos y acciones, que las personas utilizamos  para conseguir sus metas, en una visión triádica y recíproca. Cuando los estudiantes trabajan en sus tareas, regulan sus factores personales, estableciendo metas, monitoreando y autoevaluando sus progresos, y evaluando su autoeficacia para continuar aprendiendo y crear así un ambiente positivo para ellos. Desde una visión cognitivo-social, la visión de la autorregulación comprende tres fases: auto-observación (auto-monitorización), auto-juicio y auto-reacción. Zimmerman ha desarrollado un modelo cíclico, centrado en las interacciones recíprocas. Incluye tres fases: 1) Planificación, o fase que precede al aprendizaje, centrada en el establecimiento de metas y de la percepción de autoeficacia; 2) Control volitivo durante la ejecución, con implementación de estrategias de control y centrado en la ejecución de la tarea; 3) Auto-reflexión, con autoevaluación de la consecución de los logros. Esta fase tiene efectos cognitivos, conductuales y motivacionales. Las habilidades de autorregulación pueden aprenderse, siguiendo cada una de las fases del modelo. Sigue leyendo

Reflexiones en voz alta. La integridad académica en la Educación Superior

Por Nuria Rebollo Quintela
Equipo editorial de la Revista de Investigación Educativa (RIE)
Universidade da Coruña

En la actualidad conviven en el sistema universitario dos fenómenos complejos sobre los que es necesario pararnos a pensar, por ello, he aprovechado la oportunidad ofrecida por este foro para plasmar por escrito una serie de ideas que, en ciertos momentos, se me vienen a la mente.

Sigue leyendo

Call for papers: “La integración efectiva del dispositivo móvil en la educación y en el aprendizaje”

Minientrada

riEl dispositivo móvil está llamado a revolucionar las prácticas educativas por aportar unos grados de libertad que otras tecnologías anteriores no ofrecían.

La potencia de la conectividad ubicua y de contar con el acceso a las fuentes de conocimiento en un dispositivo de bolsillo, como el teléfono, o de una tamaño de un cuaderno, en el caso de las tabletas, y además dotado de una capacidad de procesamiento superior a la de ordenadores personales de hace unos pocos años, plantean escenarios disruptivos en las metodologías educativas con el apoyo de la tecnología y respaldan la formación en línea como una opción natural que se integra como complemento o como modelo formativo principal. Sigue leyendo