La educación del carácter en España: una tarea pendiente

 

Por Juan Luis Fuentes.

Universidad Complutense de Madrid

En los últimos años ha tenido lugar a nivel internacional un giro ético en la educación que algunos autores identifican con una creciente preocupación por la educación moral y cívica de los estudiantes. Esa inquietud va más allá de las dimensiones estrictamente académicas y se ha visto reflejada, entre otras cosas, en un aumento de las publicaciones y de las reuniones científicas que abordan este tema. Concretamente, han adquirido una importante relevancia las propuestas de educación del carácter fundamentalmente en Reino Unido y Estados Unidos, donde se encuentran algunos de los centros de investigación más importantes sobre esta temática, así como numerosos centros escolares que basan su proyecto educativo en la formación de virtudes morales, la psicología positiva y otros enfoques cercanos.

Esta concepción educativa comprende la educación del individuo de manera integral, encaminada a la plenitud humana –human flourishing– y se articula en la promoción de virtudes que, si bien no pueden establecerse en un listado cerrado, abarcan áreas centrales del ser humano, como la intelectual, la moral, la cívica o la instrumental; además, aspiran a ser universales por su común presencia en los principales sistemas filosóficos, religiosos y culturales.

También es destacable el hecho de que se estudie de manera transversal en tres disciplinas clave para la educación, como la propia pedagogía, la filosofía y la psicología, y que vaya adquiriendo progresivamente un apoyo a gran escala tanto a nivel teórico como en las evidencias empíricas.

Sin embargo, el resurgimiento internacional del interés por la educación del carácter que estamos presenciando en el ámbito anglosajón no ha tenido un seguimiento equiparable en otros países. Tal es el caso de España, donde a pesar de la gran tradición histórica en la atención a la dimensión moral de la educación que ha habido en nuestro país, la educación del carácter se encuentra actualmente en un escalón inferior. Son pocos los autores que han centrado sus investigaciones en este concepto que aquí aún es emergente, y está más bien vinculado a cuestiones de carácter exploratorio, a la educación superior o a actuaciones explícitamente didácticas en el ámbito escolar y familiar. Esas interesantes aportaciones al área ubican en el panorama nacional preocupaciones de relevancia internacional.

Algunas de las posibles causas y evidencias que muestran el menor desarrollo de la educación del carácter en nuestro país pueden buscarse en el marco legislativo. En efecto, un análisis de la legislación educativa española desvela, en primer lugar, la escasa presencia de referencias a la dimensión moral de la educación: tanto en la Ley Orgánica por la que se regula el Estatuto de Centros Escolares (LOECE) de 1980, como en la Ley Orgánica reguladora del Derecho a la Educación (LODE) y en la LOGSE –junto con los reales decretos que la desarrollan. La Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) de 2002 y la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006 reducen aún más las menciones a la dimensión moral de la educación, que llega incluso a desaparecer en la LOMCE de 2013, aunque con cierto repunte en los reales decretos que desarrollan la ley hoy vigente.

Así pues, el tratamiento de lo específicamente moral en la legislación educativa española tiene un carácter residual: está presente de manera explícita en pocas ocasiones, con denominaciones vagas y escasamente desarrolladas, y desaparece completamente en beneficio de otras denominaciones como los valores o lo cívico.

Contrariamente al concepto de moral, la idea de valor ha tenido una presencia creciente en la legislación educativa española de los últimos cuarenta años. Se introduce por primera vez en la LOGSE y va adquiriendo progresivamente más relevancia.

Por su parte, la educación del carácter y las virtudes no aparecen de manera relevante en ninguna de las leyes educativas españolas de la democracia. Únicamente se observan referencias muy reducidas en los contenidos de Ética de la LOCE, en su correlativo de la LOE y en el mismo vinculado a la LOMCE. La dimensión cívica de la educación sí que ha adquirido relevancia en las últimas leyes, fundamentalmente en la LOE, pero desvinculada de la idea de moral y referida a aspectos de carácter social.

Así las cosas, el análisis legislativo desvela que no puede distinguirse una tendencia clara y mantenida en el tiempo, y que no parece haber una relación muy significativa entre el tratamiento de estos conceptos y el partido en el poder. Esto lleva a pensar que la educación moral no es un asunto en el que hayan decidido entrar ninguno de los dos partidos que han gobernado nuestro país en los últimos cuarenta años, ya que permanece ausente en todas las leyes orgánicas analizadas.

La legislación educativa ha sido fiel reflejo del enfoque teórico dominante, en el que la autonomía y el juicio moral son los pilares fundamentales en una educación moral que ha perdido relevancia en beneficio de otras cuestiones de distinto significado. Sin embargo, el modelo teórico que sustenta las leyes sobre educación arrastra algunos problemas de un paradigma estrictamente racionalista y desvinculado de la práctica moral, cuya insuficiencia ha sido ampliamente cuestionada y se resiste a buscar nuevos horizontes.

En su lugar, el modelo de la educación del carácter centrado en la idea de la plenitud humana de base neoaristotélica se postula como uno de los horizontes posibles para la educación moral en la actualidad. Como puede verse en los desarrollos que se han llevado a cabo en otros países, tiene capacidad para superar muchos de los problemas planteados por el paradigma cognitivista-formalista. Entre otras razones de peso, que deberían tener en cuenta tanto la política como la investigación y la práctica educativas, están su operatividad y sus sólidas bases filosóficas, psicológicas y pedagógicas, que convierten a la educación del carácter en una apuesta esperanzadora para una propuesta educativa de carácter integral en la línea de las demandas actuales de distintas sociedades a lo largo de todo el mundo.

Fuente original de la revista:

Fuentes, J. (2018). Educación del carácter en España: causas y evidencias de un débil desarrollo. Estudios sobre Educación, 35, 353-371.

doi:http://dx.doi.org/10.15581/004.35.353-371

Fuente: https://www.unav.edu/publicaciones/revistas/index.php/estudios-sobre-educacion/article/view/21540

Cómo citar esta entrada:

Fuentes, J.L. (2018). La educación del carácter en España: una tarea pendiente. Aula Magna 2.0. [Blog]. Recuperado de: http://cuedespyd.hypotheses.org/4827

 


2 pensamientos en “La educación del carácter en España: una tarea pendiente

  1. Interesante el recorrido por la cuestión de la educación del caracter a nivel internacional, así como el análisis de su presencia en la normativa educativa. Sin duda, en nuestro país falta camino por recorrer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.