Los MOOCs y su papel en la creación de comunidades de aprendizaje y participación

Escriben: Daniel Torres Mancera y David Gago Saldaña (Fundación Centro Superior para la Enseñanza Virtual (CSEV) – España

1. Marco teórico

Somos testigos de un proceso de cambio sin precedentes en el ámbito de la educación que tiene como una de las manifestaciones más evidentes la reciente eclosión del fenómeno de los massive open online courses (MOOC). De hecho, los MOOCs son, para algunos autores, el último ejemplo en la línea de las tecnologías disruptivas descritas por Christensen (1997), al promover un cambio radical en los mecanismos que articulan los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Pese a todo, su valor más prometedor no deriva de lo que son, sino de lo que pueden llegar a ser, es decir, de la toma en consideración de todas las derivadas positivas que ya están empezando a aflorar. En este sentido, los resultados más relevantes de los MOOC son los relacionados con su capacidad para conectar mundos que habían permanecidos distantes hasta el momento, lo cual abre la puerta a la creación de nuevas formas de participación cívica y gobierno abierto, donde el conocimiento compartido y el intercambio de ideas se podrá utilizar no sólo para identificar el talento sino, lo que es más importante, para extraer propuestas útiles que ayuden a modelar los procesos de toma de decisiones en los ámbitos empresariales y de políticas públicas. Estas formas pioneras de participación, con grupos de interés común, bien arraigados y conectados globalmente, han llegado con los MOOC y van a revolucionar nuestra forma de construir la sociedad.

Esta es la lógica subyacente al concepto de comunidades de práctica y aprendizaje por la que aboga CSEV. Construyendo a partir de UnX, la primera comunidad iberoamericana de emprendimiento digital, se ha creado una nueva plataforma “paraguas” para experimentar e implementar este concepto.  Esto significa que UnX interactuará con otras iniciativas sectoriales (algunas ya existentes, como WePrendo, y otras novedosas) para promover nuevas y más ricas experiencias de participación y aprendizaje.

 2. Creando una comunidad de comunidades: Colmenia

 La transición desde el concepto tradicional de MOOC a una visión más amplia del mismo como herramienta para la participación online requiere de la arquitectura apropiada desde el punto de vista tecnológico. La lógica subyacente a esta plataforma “paraguas” que se está creando es, no sólo que sirva como “contenedor” último de todos los contenidos, sino que también, y lo que es más importante, proporcione el “pegamento” necesario para conseguir la interacción y las sinergias entre los diferentes componentes.  El verdadero valor de esta comunidad, llamada Colmenia, es, por tanto doble; por una parte, es una plataforma para ensayar e implementar contenidos formativos (y pedagogías asociadas) novedosos. Por otro lado, las comunidades serán no sólo de aprendizaje, sino también de carácter práctico, donde, como ya se está haciendo ya en UnX o WePrendo, los participantes interactúan para crear y emprender juntos, fomentándose de esta forma el acervo de habilidades blandas (soft skills), que asumen un papel tan crítico dentro de las denominadas habilidades y cualificaciones del siglo XXI.

          Ilustración 1 logo Colmenia

colmenia

Con todo ello, Colmenia va a suponer, en última instancia la creación de una comunidad de comunidades sumamente centrada en la experiencia del usuario. De hecho, una de las lagunas que se observa en la formación online en la actualidad es que se encuentra muy fragmentada e institucionalizada, de tal modo que el usuario puede experimentar dificultades que deriven en deficiencias educativas o, lo que es peor, altas tasas de abandono. Se han introducido diversas medidas para atajar estos cuellos de botella, tales como:

  • Proporcionar a los estudiantes las herramientas necesarias para “navegar” por el espacio educativo online, fomentar la reflexión sobre sus procesos de aprendizaje y siguientes pasos.
  • Diferentes tipos de tecnologías interconectadas de diversos modos y oportunidad de crear nuevos proyectos en el futuro.
  • Consecución de super badges. El concepto de super badge está muy alineado con la implementación de entornos personales de aprendizaje en el contexto de los MOOC. Un super badge es el resultado de unir diferentes badges que pueden conseguirse por finalizar un MOOC, participar en debates abiertos y foros, concursos, asistir a eventos educativos presenciales, etc. Esto significa que los badges pueden conseguirse de diferentes plataformas y combinarse libremente, siguiendo diferentes sendas de aprendizaje. Dichas sendas son sugeridas por la propia plataforma y para que sean óptimos el usuario ha de definir tanto sus competencias y formación actual, como sus preferencias para la adquisición de nuevas competencias o habilidades.

Conviene apuntar que la iniciativa va a suponer poder ensayar sobre el terreno algunos principios conceptuales relativos al aprendizaje colaborativo y en comunidad, basados en trabajos que surgieron mucho antes de los propios MOOCs y de su contraparte epistemológica (el conectivismo). Igualmente se alinea con el concepto de comunidades colaborativas basado en interacciones muy diversas en competencias y bases de conocimiento, y que además van cambiando a lo largo del tiempo. Este modelo es útil, además, por su carácter holístico, ya que permite introducir el concepto de multicanalidad en el aprendizaje, en contraposición con el enfoque conectivista, donde el canal es único (canal on line). La multicanalidad, modularidad y conectividad de la iniciativa propuesta son rasgos que traen a un primer plano la visión transmedia aplicada a la educación.

Las dinámicas de aprendizaje colaborativo alumbradas por esta apuesta podrán igualmente extenderse hacia esquemas de participación masiva más general, fomentando nuevas formas de e-participación, tal y como se comentaba en la sección anterior. Estos nuevos paradigmas de crowd-Citizenship y Crowd-Governance alimentados por la aparición de esta iniciativa van a suponer, desde luego, abrir nuevas formas de alfabetización digital hacia grandes capas de la sociedad y fomentar los mecanismos de interacción y colaboración en red, que están intrínsecos en la popularización de los MOOCs como concepto.

3. Conclusiones

Los MOOCs constituyen una de las puntas de lanza de los cambios profundos que están aconteciendo en el ecosistema educativo. Algunos de sus rasgos (modularidad, escalabilidad y capacidad de recombinación) explican su carácter dinámico y su aptitud para reinventarse, ofreciendo posibilidades muy relevantes como herramienta no sólo de aprendizaje, sino también, en sentido más amplio, de participación e interacción.

Una de estas posibilidades es su integración dentro de entornos “paraguas”, constituidos por comunidades en donde los participantes puedan diseñar sus propios entornos de aprendizaje de acuerdo con sus competencias y sus necesidades. Esas comunidades tendrán como uno de sus protagonistas a los MOOCs en su concepción más “tradicional” de uso exclusivo del canal online, pero también admitirán otras posibilidades, como los entornos blended o la creación de comunidades globales (on-line) y clubs locales (presenciales).

Estos entornos “paraguas”, como Colmenia, dan cobertura a algunas de las tendencias novedosas por las que los MOOCs ya están transitando en la actualidad, pero, sobre todo, lo harán en el inmediato futuro. Una de estas tendencias es la ruptura del canal único (canal on line), pero hay otras, tales como: el alto potencial de los MOOCs en áreas específicas y “de nicho” (Ciencias Sociales, Escuelas de Negocio, etc.); la especialización hacia nuevas audiencias (como las personas desempleadas, personas que necesitan reciclar su formación, formación profesional y secundaria); la oferta de cursos más cortos, modulares, adaptados a las necesidades (frecuentemente muy particulares) o la creación de espacios flexibles de aprendizaje con agregación de herramientas sociales.

____________

Torres Mancera, D.; Gago Saldaña, D. (2014). Los MOOCs y su papel en la creación de comunidades de aprendizaje y participación. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, volumen 17, nº 1, pp. 13-34. [en línea] Disponible en: http://ried.utpl.edu.ec/sites/default/files/file/archivo/volumen17_1/LOS-MOOCS.pdf


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada
This entry was posted in Entradas. Bookmark the permalink.

One Response to Los MOOCs y su papel en la creación de comunidades de aprendizaje y participación

  1. Pingback: Los MOOCs y su papel en la creación de comunidades de aprendizaje y participación | Aula Magna 2.0 - Educacion enpildoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">