La Inteligencia Artificial, las editoriales y la espiritualidad

Por María José García Ruiz[i]*, Lourdes Belén Espejo Villar**[ii] y Guillermo Ramón Ruiz[iii]

*Facultad de Educación de la UNED.

** Universidad de Salamanca.

*** Universidad de Buenos Aires – CONICET

 

Palabras clave: REEC, Inteligencia Artificial, editoriales, espiritualidad, Occidente, Oriente

Los académicos que nos movemos en el ámbito de las Ciencias Sociales estamos acostumbrados tanto al devenir circular de teorías repetitivas, nunca consideradas plenamente caducas, como a la flexible aceptación atemporal de las mismas. No en vano el académico comparatista británico Brian Holmes (1986) afirmaba en uno de sus escritos que los cambios paradigmáticos en Ciencias Sociales rara vez implican el rechazo total de un paradigma existente. En las Ciencias Sociales lo que se produce, según la acertada visión de Holmes, es la coexistencia de paradigmas y la existencia de paradigmas en competición. Esta polivalencia teórica característica de las Ciencias Sociales no es compartida por las Ciencias Naturales ni, mucho menos, por las Ciencias Tecnológicas, ambas de naturaleza implacable y radical en lo que atañe al rechazo y la validez, respectivamente, del estatus de sus teorías.

La Inteligencia Artificial (IA) constituye, hoy por hoy, el paradigma tecnológico más importante de nuestro tiempo, el cual es percibido, bien como amenaza, bien como oportunidad, según el ánimo del espíritu que la interpreta. En los últimos años y meses, han aparecido innumerables escritos que analizan esta nueva realidad tecnológica mundial, y que intentan desentrañar las inquietantes incógnitas que este fenómeno tecnológico suscita en la humanidad. Uno de los ámbitos más afectados por la IA es el del mundo editorial, y ello es así porque, sin lugar a dudas, la IA puede escribir.

El académico Michael Bhaskar (2020) ha analizado de forma profusa las implicaciones de la IA en el ámbito editorial. Una de dichas derivaciones que, como comparatistas, nos ha llamado más la atención, tiene que ver con la revolución y el raudo cambio actualmente operante en relación con la traducción automática. El investigador Bhaskar, y los demás autores que colaboran en el dosier Inteligencia Artificial: transformaciones y retos en el sector editorial, esbozan la visión de que, en breve, será normal que muchas publicaciones estén disponibles, al menos digitalmente, en los principales idiomas. Ello implica que “el lugar privilegiado de los contenidos en inglés comenzará a desaparecer” y que “el capital cultural de los países de habla inglesa disminuya” (Bhaskar, 2020, p. 28). Es patente que el “poder blando” (Nye, 2004) de los países se despliega en su vertiente cultural y lingüística. El poder de la palabra, y el predominio y la hegemonía que su amplia presencia ejerce en las restantes naciones, puede determinar el ya certero influjo mundial de otras cosmovisiones e interpretaciones de las políticas mundiales, y también editoriales, frente al que hasta ahora ha sido el monopolio anglosajón en el ámbito editorial. Los atributos culturales implícitos en el término y en la realidad cultural de Englishness, pueden, en un período de tiempo más breve del que pensamos, pasar a un segundo plano y dar paso al dominio en la órbita mundial de otras interpretaciones culturales en las políticas mundiales. Ello podría, muy posiblemente, sustituir la patente visión anglosajona del negocio de la palabra, y su hábito de utilización de la vía dorada de publicación, de carácter costoso u oneroso, por la institución de la ruta diamante o platino, de acceso abierto en las publicaciones mundiales, más coherente con los objetivos imperantes de democratización del conocimiento.

Ciertamente, en lo que atañe al impacto de la IA en las sociedades mundiales y, en concreto, en el mundo editorial, ignorarlo no es una opción. Frente al pánico posible de escritores, editores y libreros en relación con el cambio tecnológico revolucionario aportado por la IA, se impone la reflexión acerca de la nítida y tecnológicamente irrepetible especificidad del ser humano en el ámbito mundial y editorial. Y, en este ámbito, hay una esfera que en el futuro más sideral no podrá ser nunca ejercido por la IA, que es la comprendida por la ética de publicación y el código ético que conduce y orienta el proceso editorial de nuestras publicaciones periódicas. Las buenas prácticas editoriales sancionan y contribuyen al establecimiento de unos hábitos en los que las prácticas éticas devienen parte de la cultura editorial. El proceso de publicación implica a muchos autores, cada uno de los cuales desempeña un importante rol en el logro de los objetivos deontológicos de dicho proceso. Las distintas partes implicadas (ie. los editores, la sociedad y la universidad patrocinadoras y coeditoras, los revisores y los autores), tienen responsabilidades a las que hacer frente en relación con las exigencias éticas que acatar en todos los niveles en su implicación en todo el proceso editorial, hasta que éste culmina con la publicación del manuscrito.

Claramente, los editores debemos ser hábiles y sagaces para servirnos y poner a nuestro servicio todas las herramientas tecnológicas de la IA para atajar los aspectos netamente técnicos  implicados en las malas prácticas editoriales (ie. detección del plagio, falsificación, etc.). Pero las tareas de mayor impacto en el proceso editorial, no podrán ser nunca delegadas por los editores a la tecnología. La tecnología, como también ocurre con el actual proceso de globalización, son fenómenos y realidades carentes de teleología o norte voluntariamente establecido. El avistar la meta final del proceso editorial, en términos de objetivos social y mundialmente deseables e idóneos, corresponde y siempre lo hará, al ser humano y, en nuestro caso, al editor.

Fuente de la imagen: Pexels

Desde nuestra visión y reflexión de la conciliación y la compatibilidad hombre-máquina, el ámbito educativo en el que se ubican las revistas incluidas en este blog, los editores tenemos una gran responsabilidad en el efecto en la sociedad de los trabajos que se publican en nuestras revistas. Como últimos responsables del proceso editorial, los editores debemos dirigir todo el proceso de publicación, planificando objetivos educativos, temas de monográficos, etc., cuyo déficit social presente un riesgo de empobrecimiento de nuestra sociedad nacional y mundial. Al igual que la institución universitaria posee un ethos, una teleología, una epistemología y una función social a cumplir y acometer en su comunidad humana, las publicaciones periódicas, en las personas del Editor Jefe y el Consejo Editorial, también tienen esta responsabilidad. Al igual que la universidad no puede abdicar de su ethos constituyente y siempre vigente (ie. la conducción de los destinos de la sociedad en la que se inserta), el editor tampoco puede desligarse ni desentenderse del rol educativo que le es propio. El perjuicio social de vincular en exceso el mundo editorial a la IA es incalculable, y más en el ámbito de las revistas de temáticas vinculadas a las ciencias sociales: a las humanidades y las ciencias sociales compete, más que a otras materias de creciente primacía, el diseño del modelo de sociedad y de hombre para el siglo XXI en que nos encontramos.

Los fenómenos actuales de globalización, postmodernismo y postcolonialismo están determinando un viraje a nivel mundial de alejamiento de posturas históricas de índole eurocéntrico. La ascendencia que está adquiriendo el ámbito oriental revela las deficiencias del materialismo occidental, y la emergencia de Oriente como potencia económica impulsada por una sólida espiritualidad oriental. A lo largo de la historia ha quedado patente la relación directa entre espiritualidad y las realidades de fecundidad y felicidad. Corresponde al ámbito editorial de Occidente trabajar en la potenciación de la superación de las vulnerabilidades sociales, nacionales y académicas mediante un trabajo interdisciplinar con las ciencias teleológicas que cimienten y asienten en bases sólidas, desde una perspectiva postrelativista, la articulación de un proyecto y un rumbo nacional fecundo y estable. La entidad y el contenido de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas tan mentados y promovidos actualmente, no potencian en ninguno de los mismos la dimensión espiritual cristiana. Es más, según el académico, doctor en Historia, el profesor Alberto Bárcena, que ha abordado de forma meditada esta cuestión en una reciente ponencia impartida en FACTA, la Agenda 2030 sería sólo un “instrumento” más cuyo fin es la consecución definitiva de un “nuevo orden global” que pretende, según el Dr. Bárcena, la “anulación de la soberanía nacional” o la “destrucción del orden creado por el Cristianismo” (Bárcena, 2023).

No podemos delegar nuestros destinos a su concepción por las agencias supranacionales. Todos somos responsables del rumbo de la sociedad occidental en el siglo XXI. A falta de concebir y diseñar estrategias concretas para ello, los editores no podemos renunciar a esta misión.

Referencias

Bárcena, A. (2023). La Agenda 2030 y la masonería. [Vídeo]. https://www.youtube.com/watch?v=h90hxyOJEdw

Bhaskar, M. (2020). La Inteligencia Artificial y las editoriales, en AA.VV. Inteligencia Artificial: transformaciones y retos en el sector editorial. Cerlale.

García Ruiz, M.J. (2011). Impacto de la globalización en la universidad europea del siglo XXI. Revista de Educación, 356, 509-529.

Holmes, B. (1986). Paradigm Shifts in Comparative Education, en Altbach, P.G. and Kelly, G.P. (eds), New Approaches to Comparative Education. The University of Chicago Press.

Nye, J.S. (2004). Soft power: the means to success in world politics. Public Affairs.

Cómo citar esta entrada:

García Ruiz, María José; Espejo Villar, Lourdes Belén y Ramón Ruiz, Guillermo (2024). La Inteligencia Artificial, las editoriales y la espiritualidad. Aula Magna 2.0 [Blog]. https://cuedespyd.hypotheses.org/15214


[i] Profesora Titular de Educación Comparada e Internacional de la Facultad de Educación de la UNED. Pertenece a la Sociedad Española de Educación Comparada (SEEC), y a la Comparative Education Society of Europe (CESE), desplegando una actividad comprometida y participativa en ambas sociedades. Su actividad investigadora tiene como campos de estudio preferentes el análisis del impacto de la globalización y el postmodernismo en la educación del siglo XXI; la metodología comparativa, y las culturas educativas mundiales”.

[ii] Profesora Titular de Política Educativa de la Universidad de Salamanca. Miembro del Grupo de Investigación GIPEP. Directora de contenidos de la Revista Española de Educación Comparada. En la actualidad es Secretaria de la Junta Directiva de la SEEC.

[iii] Profesor Titular Regular e Investigador en temas de política educativa y educación comparada. Es catedrático en la Universidad de Buenos Aires (UBA) e Investigador del CONICET; dirige proyectos I+D de la UBA y de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (AGENCIA I+D+i).

 



Citar este post
Aula Magna 2.0 (2024, 8 marzo). La Inteligencia Artificial, las editoriales y la espiritualidad. Aula Magna 2.0. Recuperado 25 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/vzrl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search