El aprendizaje colaborativo mediado por la tecnología: hacia una educación humanista frente a los retos de la sociedad digital

Por Núria Hernández-Sellés[i], Pablo César Muñoz-Carril[ii] y Mercedes González Sanmamed[iii]

 

Palabras clave:  RIED, aprendizaje colaborativo, educación superior, educación a distancia, enfoque humanista, dinámicas de grupo

La digitalización constituye una de las características del contexto histórico en el que vivimos por cuanto se ha extendido a todos los ámbitos de la sociedad y, en consecuencia, ha generado cambios significativos en las prácticas económicas, sociales, culturales, científicas o educativas. En ese sentido, las instituciones formadoras se enfrentan al desafío de educar de manera sustancialmente diferente a como se hacía hace un par de décadas: aprovechando los recursos disponibles, debe proporcionarse la capacitación técnica requerida para responder a las exigencias del mercado, pero sin olvidar la educación integral que se necesita para promover el bienestar de las personas.

Para hacer frente a los retos de la cultura digital imperante, los sistemas educativos han incorporado diversas actuaciones políticas dirigidas a promover la integración de la tecnología en los procesos de enseñanza. Más allá de la dotación de los recursos, los dos pilares clave de cualquier iniciativa debe contemplar a los actores principales: los estudiantes y los docentes. En el nivel de la educación superior, los estudios constatan que existe una demanda creciente de los alumnos por hacer uso de redes sociales o videojuegos colaborativos como herramientas educativas en sus estudios universitarios (Gómez-Aguilar et al., 2012; Pereira et al., 2019). En cuanto al profesorado, según los análisis de la CRUE y el JRC de la Comisión Europea, un 41% de los docentes considera insuficiente su competencia digital, lo que a todas luces dificulta una adecuada incorporación de la tecnología. Pero, además, hay que tener en cuenta que la competencia digital docente no implica únicamente el dominio técnico, sino que desde el necesario enfoque humanista que debe caracterizar la actividad educadora, se han de atender otros componentes sociales, culturales y éticos, que eviten un uso problemático o nocivo de la tecnología en cualquier ámbito, tanto en la etapa escolar como en cualquier momento vital.

Es en este marco de promoción de la educación digital, sin que ello implique la renuncia a los valores de las buenas prácticas de aprendizaje, en el que se apuesta por el uso de los aprendizajes colaborativos mediados por la tecnología. Surge así el denominado CSCL (Computer Supported Collaborative Learning), en el que el trabajo colaborativo en entornos virtuales se erige como una importante metodología en la que se entrelazan dos elementos sustanciales que forman un binomio indisoluble: el uso de herramientas y la colaboración con un enfoque humanista. Se busca, así, afrontar los desafíos de la cultura digital al enseñar a colaborar usando la tecnología. Se trata de propiciar la mejora del aprendizaje individual en contacto con el grupo y bajo el compromiso de aprender juntos, reconociendo la colaboración como habilidad imprescindible en el siglo XXI (Sobko, 2020) y fomentando un abordaje pedagógico que se apoya en las herramientas tecnológicas.

Fuente de la imagen: Pexels

Las experiencias ya desarrolladas y la investigación disponible aseguran la pertinencia del empleo del CSCL para mejorar los aprendizajes del alumnado y contribuir a la mejora de la educación. Particularmente, las universidades, valoran muy positivamente el CSCL porque aúna dos elementos muy importantes de cara a la preparación del alumnado para un mundo profesional en el que se requieren habilidades de trabajo en equipo y donde el uso de la tecnología es indiscutible. De ahí que actualmente el CSCL no se circunscribe exclusivamente a las ofertas de formación virtual, sino que se encuentra presente en la formación híbrida y presencial que usa tecnologías como apoyo a la enseñanza.

El éxito del aprendizaje colaborativo mediado por la tecnología requiere una especial atención al diseño, desarrollo y evaluación del proceso, identificando aspectos clave como el proyecto de trabajo que van a desarrollar los estudiantes, las herramientas se van a utilizar, la planificación de las interacciones, los compromisos, o la temporalización, entre otros. Pero hay que atender, también, a las dimensiones que integra el aprendizaje colaborativo: cognitiva (relativa a los aprendizajes que acontecen), metacognitiva (referida a las posibilidades de aprender a aprender que se suscitan), y emocional (para analizar las valoraciones, sentimientos y sensaciones que se generan a nivel individual y grupal).

La interacción es la base sobre la que se sustenta el aprendizaje colaborativo mediado por la tecnología y debe contemplarse desde una perspectiva múltiple (Hernández-Sellés et al., 2020): la interacción cognoscitiva (que deriva del trabajo con los contenidos, y de la construcción de conocimiento que se genera entre estudiantes, así como con el profesor o profesora), la interacción social (entre estudiantes, con el profesor o profesora), y la interacción tecnológica (con el interfaz, con las herramientas de aprendizaje formales o elegidas por los estudiantes) (Wen, 2022).

En este sentido, los estudios señalan que el componente social, es decir, el respeto, el reconocimiento y el apoyo emocional intragrupo, es tan necesario como el cognitivo que aporta el análisis de cada individuo para la construcción grupal de la respuesta al problema o proyecto en el que se está trabajando (Borge et al., 2018; Xiulin et al., 2023). De ahí la importancia de cuidar los mecanismos de colaboración, consensuar los propósitos, repartir las responsabilidades y vislumbrar las metas comunes desde el reconocimiento de los aportes y las condiciones de cada miembro del equipo.

En cuanto a los roles docentes la integración de distintos tipos de interacción y la mediación de las tecnologías, hacen necesaria una convergencia de numerosas funciones y tareas que favorezcan la puesta en marcha de competencias para cooperar en un entorno digital y que conduzcan a los resultados de aprendizaje estipulados. Los estudios señalan como roles importantes a considerar los siguientes: pedagógico, evaluador, social, tecnológico, orientador/mediador, organizador/gestor, y personal (Hernández-Sellés et al., 2023, Martin et al., 2021).

El trabajo colaborativo mediado por la tecnología toma una especial relevancia ante la necesidad, por parte de las instituciones de formación, así como individualmente de los docentes, de adoptar una cultura humanista en el marco de la sociedad digital, proponiendo un marco documentado y sustentado en la evidencia científica para integrar aspectos curriculares atendiendo a la intersección del conocimiento, la pedagogía, la tecnología y el nivel socioemocional. Por ello se debe seguir investigando e impulsando iniciativas que lo promuevan y permitan su articulación en los contextos educativos, como la desarrollada recientemente en la revista RIED acerca de Aprendizaje colaborativo en entornos digitales.

REFERENCIAS

Borge, M., Ong, Y. S., y Rosé, C. P. (2018). Learning to monitor and regulate collective thinking processes. IJCSCL, 13(1), 61–92. https://doi.org/10.1007/s11412-018-9270-5. 

Gómez-Aguilar, M., Roses-Campos, S., y Farias-Batlle, P. (2012). The academic use of social networks among university students. [El uso académico de las redes sociales en universitarios]. Comunicar, 38, 131-138. https://doi.org/10.3916/C38-2012-03-04 

Hernández-Sellés, N., Muñoz-Carril, P.C. y González-Sanmamed, M. (2023). Roles del docente universitario en procesos de aprendizaje colaborativo en entornos virtuales. RIED. Revista Iberoamericana de Educación Superior, 26(1), 59-82.  https://doi.org/10.5944/ried.26.1.34031

Martin, F., Kumar, S., y She, L. (2021). Examining higher education instructor perceptions of roles and competencies in online teaching. Online Learning, 25(4), 187-215. http://dx.doi.org/10.24059/olj.v25i4.2570 

Pereira, S., Fillol, J., y Moura, P. (2019). Young people learning from digital media outside of school: The informal meets the formal. [El aprendizaje de los jóvenes con medios digitales fuera de la escuela: De lo informal a lo formal]. Comunicar, 58, 41-50. https://doi.org/10.3916/C58-2019-04 

Wen, L. (2022). Influence of Emotional Interaction on Learners’ Knowledge Construction in Online Collaboration Mode. International Journal of Emerging Technologies in Learning, 17(2), 76–92. https://doi.org/10.3991/ijet.v17i02.28539

Sobko, S., Unadkat, D., Adams, J., & Hull, G. (2020). Learning through collaboration: A networked approach to online pedagogy. E-Learning and Digital Media, 17(1), 36–55. https://doi.org/10.1177/2042753019882562  

Xiulin, M., Jingjing, L., Jing, L., y Chenyu, F. (2023). An empirical study on the effect of group awareness in CSCL environments. Interactive Learning Environments, 31(1). 38-53. https://doi.org/10.1080/10494820.2020.1758730

Cómo citar esta entrada:

Hernández-Sellés, Núria; Muñoz-Carril, Pablo César y González Sanmamed, Mercedes (2024). El aprendizaje colaborativo mediado por la tecnología: hacia una educación humanista frente a los retos de la sociedad digital. Aula Magna 2.0 [Blog]. https://cuedespyd.hypotheses.org/15808


[i] Vicedecana del Grado en diseño y gestión de proyectos transmedia. Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle, España. Doctora internacional en Ciencias de la Educación. Participa habitualmente en proyectos de investigación internacionales ligados a la educación mediada por tecnologías y a las narrativas transmedia.

[ii] Profesor Titular de Universidad. Pertenece al Departamento Pedagogía y Didáctica y desarrolla su actividad docente e investigadora en la Facultad de Formación del Profesorado (campus de Lugo) en Universidad de Santiago de Compostela. Es coordinador del Grupo de Investigación MESTURA y sus líneas de investigación se enfocan a temas referentes a tecnología educativa, formación del profesorado e innovación educativa.

[iii] Catedrática de Didáctica y Organización Escolar en la Universidad de A Coruña. Doctora en Ciencias de la Educación, desde 1993, con Premio Extraordinario de Licenciatura y de Doctorado. Sus líneas de investigación giran en torno a la formación del profesorado y asesoramiento en educación, integración de las TIC e innovación y mejora de la enseñanza. Tiene 6 sexenios (5 de investigación y 1 de transferencia). Ha participado en 40 proyectos de investigación internacionales, nacionales y autonómicos, de los cuales ha sido IP en 18. Ha dirigido seis contratos de investigación y transferencia. Los resultados de investigación se han difundido en más de 280 publicaciones.



Citar este post
Aula Magna 2.0 (2024, 24 mayo). El aprendizaje colaborativo mediado por la tecnología: hacia una educación humanista frente a los retos de la sociedad digital. Aula Magna 2.0. Recuperado 22 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/11psv

3 opiniones en “El aprendizaje colaborativo mediado por la tecnología: hacia una educación humanista frente a los retos de la sociedad digital”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search