RETINDE, un proyecto que nace para hacernos crecer como investigadores educativos

RETINDE

Hace pocos días, nos reuníamos en Salamanca un nutrido número de investigadores educativos en el Congreso bianual organizado por la Asociación Interuniversitaria de Investigación en Pedagogía (AIDIPE). El último día se organizó una mesa redonda, donde se presentaron las “Redes de Investigación en Educación”.

Gonzalo Jover, presentó WERA (World Education Research Association) desde la historia de su creación. WERA tiene como objetivo fomentar las iniciativas que son de naturaleza global y así trascender lo que cualquier asociación puede lograr en su propio país, región o área de especialización. En la actualidad, como representación española, está la SEP. WERA no organiza congresos propios, sino que dentro de los congresos de sus miembros se organiza el Annual Focal Meeting; el próximo será en Hong Kong en noviembre de 2017. En estos momentos se está intentando promocionar una red de jóvenes investigadores y estudiantes de doctorado como un proyecto emergente, doctoral and early career network

Eduardo García Jiménez habló de la EERA (European Educational Research Association), compuesta por asociaciones nacionales y regionales (redes) de investigación de Educación de Europa, cuyo trabajo académico se organiza en redes temáticas. En la actualidad hay 32 redes, además de la ERG (Emerging Researchers’ Group). Desde EERA se organiza ECER (The European Conference on Educational Research) que este año tendrá lugar en agosto en Copenhague. Cada vez que se crea una red se justifica desde la necesidad de que su propuesta o tópico no esté recogida en otra de las redes. En la actualidad, no hay ningún coordinador español, aunque mucha de la investigación que se aporta proviene de España. 

Javier Murillo nos habló de RETINDE (Red Transdisciplinar de Investigación Educativa), un proyecto emergente que se constituye como red de redes y asociaciones de investigación educativa de España. Este proyecto se fragua en enero de 2013, cuando un grupo de nueve sociedades científicas se reúne en el CSIC con motivo de la preocupación sobre la evaluación de los tramos de investigación en Educación. En esa reunión se abordan otros temas como la necesidad de buscar sinergias y aunar esfuerzos. Por ejemplo, al observar cierta crisis en los congresos nacionales de educación de las distintas sociedades, se encarga a la SEP que lidere la organización de un gran congreso de educación en el que puedan participar todas las sociedades que lo deseen. El resultado fue que, el curso pasado, en el congreso que tradicionalmente organiza la SEP, se trabajó de manera colaborativa entre las distintas redes de investigación en España. Javier, nos señala que necesitamos una red que nos agrupe a todos, que nos dé voz frente a la Administración.

La experiencia del congreso colaborativo en Madrid, bajo el auspicio de la SEP, ha sido el inicio de un camino que deberá ser mejorado, pero en el que se ha manifestado una clara voluntad de seguir caminando juntos en los próximos años.

Conviene desde España tener una unión de redes, dado que en la actualidad no tenemos la palabra común necesaria para participar en las tomas de decisión importantes, algo que debería desembocar, por ejemplo, en llegar a tener voz en las gestiones para un pacto educativo. También se afirmó que pese a que en la actualidad, en los sistemas de evaluación a los que los investigadores estamos sometidos, se considera que publicar por grupos de autores está penalizado, consideramos que el trabajo colaborativo en grandes grupos multidisciplinares es la mejor manera de conseguir un avance significativo en educación.

Nuestro aporte de hoy con esta entrada es iniciar la visibilidad de esta nueva red, que todos necesitamos.

También se encontraba en la mesa Eider Oregui González, de la Universidad del País Vasco, premiada en el encuentro de doctorandos celebrado este año dentro de AIDIPE2017. Maestra de educación primaria, reconoce haber terminado sus estudios con carencia en el ámbito de las necesidades especiales de los estudiantes, por lo que inició Psicopedagogía, estudios que le abrieron las puertas a la investigación. Eider nos pidió que mostremos a nuestros estudiantes de educación los resultados de la investigación que está teniendo lugar, así como considerar esta posibilidad de ser investigador como una posible salida laboral. Ante la crisis laboral, Eider realizó un máster en psicodidáctica que le da acceso al doctorado. Señaló que una de las mayores faltas de formación que hay en educación se refiere a las metodologías, tanto cuantitativas como cualitativas, sobre todo las referidas al uso de software especializado. Se considera una privilegiada por haber tenido posibilidad de acceso a las redes. Añadió que, en educación, los contratos predoctorales son escasos en comparación con otras áreas, y compartidos con él área de psicología. Eider nos habló desde la emoción y las dificultades, haciéndonos conscientes de la dificultad que supone acceder y mantenerse en el entorno universitario en unas condiciones laborales y personales dignas. 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *