La importancia de citar correctamente… 2.0

Por Alfonso Osorio

Universidad de Navarra

Cuando uno se introduce en el mundo académico, una de las primeras cosas que aprende es la de citar correctamente.

Para empezar, hay que darse cuenta de que es necesario citar. El impulso y la ilusión del comienzo le llevaban a decir simplemente lo que pensaba, quizá con salpicaduras de referencias vagas a autores consagrados, que el lector ya sabría captar. Pero entonces se aprende que las nuevas aportaciones científicas deben apoyarse de manera rigurosa en las anteriores, y que dicho apoyo debe declararse de manera clara en forma de citas.

Aunque lo importante de las citas es el contenido (qué citar), uno aprende también a cuidar la forma (cómo citar), según el estilo de citación: cita en el texto o a pie de página, orden de los elementos, qué elementos se ponen en cursiva…

Dentro de este aspecto formal, hay un punto que a menudo es descuidado, y que tiene a veces consecuencias insospechadas. Me refiero a la forma de indicar el nombre de una revista.

Hay revistas que tienen un título y un subtítulo (“Bordón. Revista de Pedagogía”, “Ocnos: Revista de estudios sobre lectura”, “Profesorado, Revista de Currículum y Formación del Profesorado”…). Al citar una de estas revistas, ¿debo incluir las dos partes del nombre, o solo una? Si incluyo las dos, ¿las separo con un punto, una coma, dos puntos, punto y coma, guion…?

Algunas revistas son (o han sido) conocidas por sus siglas (ESE, RELIEVE, REP, RIE, RIED…). ¿Indico las siglas y el nombre completo? ¿Solo las siglas? ¿Solo el nombre?

También hay revistas que tienen una versión inglesa de su nombre (“Bordon. Journal of Education”…). Cuando publico en inglés, ¿cómo cito esas revistas? ¿Con su nombre original, o el traducido?

Si el tratamiento que se va a dar a esas citas es manual/humano (es decir, otro investigador leyendo esa cita y buscando la fuente), es posible que las diferencias en el nombre de la revista tengan menos importancia. Incluso si omito una letra y digo “Estdios sobre Educación”, un lector humano no tendrá problema en entenderlo (incluso quizá ni se dé cuenta del error). Pero, cuando se trata de bases de datos de revistas indexadas automáticamente por un algoritmo informático, la exactitud de la cita adquiere una gran importancia.

Si el nombre de la revista no se indica de manera correcta, el algoritmo no reconoce la revista citada (ni, por tanto, el artículo citado). Así, aunque esa revista y ese artículo citados se encuentren en la misma base de datos, el sistema mostrará la cita como si se refiriera a un artículo y una revista desconocidos.

Esto, lógicamente, tiene un primer impacto negativo sobre los índices de citas de la revista citada (índice de impacto), del artículo citado (número de citas recibidas) y del autor citado (índice H, índice i10…). Pero, además de este efecto numérico, hay un efecto cualitativo que afecta al citado y al citante. La indexación de artículos no es solo (ni principalmente) para contar cuántos citan algo, sino para saber quién (qué artículo) cita a quién. Si el artículo A cita al artículo B, y esta cita está bien registrada, yo puedo acceder a A, buscar qué artículos ha citado, y encontrar B. O puedo acceder a B, buscar qué artículos le han citado, y encontrar A. Así, ambos artículos (y sus autores y revistas) se benefician de esa correcta indexación, aumentando su visibilidad.

¿Cómo evitar errores de indexación?

Parte de la tarea está en manos de las propias revistas, quizá las más interesadas en prevenir o corregir este problema. Un primer paso puede ser aclarar muy bien, y consistentemente, cuál es el nombre de la revista: escribirlo siempre igual (revista impresa, página web, registro en bases de datos…) y comunicarlo a todos los interesados. Otra práctica usada por muchas revistas es añadir, al comienzo de cada artículo, un pequeño cuadro titulado “cómo citar”, que indica la referencia completa de ese artículo.

Lógicamente, en última instancia, la correcta citación depende del autor. Cuando publicamos, siempre debemos revisar muy bien las citas. Y, dentro de esa revisión, es muy conveniente fijarse en si hemos escrito correctamente el nombre de las revistas citadas.

Acabo esta entrada indicando el nombre que tienen en Web of Science (WoS) las revistas que colaboran en este blog. WoS las nombra siempre en mayúsculas, y sin tildes ni eñes, pero se pueden escribir también en minúsculas y con esos elementos. Las bases de datos también tienen listados de posibles nombres que los autores pueden usar, pero seguramente esas listas no son exhaustivas, por lo que sigue siendo conveniente tener cuidado.

Nombre de nuestras revistas en Web of Science:

  • BORDON-REVISTA DE PEDAGOGIA
  • EDUCACION XX1
  • ESTUDIOS SOBRE EDUCACION
  • OCNOS-REVISTA DE ESTUDIOS SOBRE LA LECTURA
  • PROFESORADO-REVISTA DE CURRICULUM Y FORMACION DE PROFESORADO
  • RELIEVE-REVISTA ELECTRONICA DE INVESTIGACION Y EVALUACION EDUCATIVA
  • REVISTA COMPLUTENSE DE EDUCACION
  • REVISTA ESPANOLA DE PEDAGOGIA
  • RIE-REVISTA DE INVESTIGACION EDUCATIVA
  • RIED-REVISTA IBEROAMERICANA DE EDUCACION A DISTANCIA

 Cómo citar esta entrada:

Osorio, A. (2017). La importancia de citar correctamente… 2.0. Aula Magna 2.0. [Blog]. Recuperado de: https://cuedespyd.hypotheses.org/3048


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *