El Portfolio (La evaluación de las competencias en los grados universitarios II)

Escribe: Dr. Ramón Pérez Juste. Profesor Emérito  (UNED)

En mi anterior post presentaba una serie de cuestiones genéricas en torno a la evaluación de las competencias, en concreto de las más elevadas en la jerarquía. Allí anunciaba una serie de aportaciones en relación con las principales técnicas a su servicio. Pues bien: ahora centraremos la atención en una de las más adecuadas si tenemos en cuenta aquellas características que asignábamos a ese concepto: un aprendizaje complejo, transversal y de logro progresivo, que debe integrarse armónicamente y ser activado en cada actividad o acto que la requiera.

¿Qué es un portfolio?

Aunque la definición de esta técnica sea diferente según los autores y la diversidad de tipos y situaciones para los que puede aplicarse,  los elementos fundamentales de la misma pueden resumirse en los siguientes:

    1. Un documento en el que su autor presenta un trabajo o una colección de trabajos. Aquí nos estamos refiriendo principalmente a un trabajo unitario.
    2. El documento permite apreciar su progreso y resultados al servicio de alguna línea directriz. Tiene, por tanto, un carácter acumulativo
    3. El documento permite diversos grados de autonomía por parte de su autor en la concepción, contenido y resultados.
    4. El documento debe poner de manifiesto aprendizajes complejos, no meramente descriptivos sino razonados, y valorativos, como fruto de su capacidad de reflexión, análisis, síntesis y evaluación.

En el marco académico, con la finalidad de facilitar el trabajo de los alumnos, conviene que, en función de su nivel de formación y grado de madurez, el profesor oriente el trabajo con algunos elementos mínimos:

    1. Caracterizar el trabajo y la técnica de que se trate
    2. Incluir  los objetivos del mismo
    3. Especificar los componentes sugeridos: contexto, temática, actividades, medios y recursos.
    4. Incorporar los criterios con los que será evaluado

Podría ser de gran utilidad para quienes van a realizar la tarea y la técnica por vez primera, permitirles el acceso a un portfolio bien construido y evaluado para que pueda servirles de pauta o referencia.

Si se recomienda el portfolio en su modalidad de e-portfolio, conviene indicarle páginas web en las que se les presenta la estructura y organización del mismo: por ejemplo, aquí, o aquí, que incluye una Guía para su utilización. Si el lector está interesado en conocer un caso concreto, puede acudir a rperez@edu.uned.es 

El portfolio como metodología para el aprendizaje

El carácter instrumental de la evaluación representa la necesidad de que se dé coherencia entre los objetivos previstos, las metodologías utilizadas a su servicio y la evaluación, que permita decidir sobre su logro (evaluación sumativa) y, previamente, contribuir a su mejora continua (evaluación formativa).

En consecuencia, no debería sorprendernos que esta técnica que proponemos para la evaluación de competencias deba servir, previamente, para estimular y facilitar el  logro del aprendizaje.

La adecuación que defendemos deriva de las cualidades del portfolio, coherentes con las del aprendizaje que pretendemos. En efecto, podremos apreciar a continuación los aspectos a cuyo aprendizaje puede contribuir decisivamente la realización de un portfolio ya que en él, el alumno podrá aprender:

    1. A tener iniciativa, al idear su trabajo a partir de las orientaciones de sus profesores, dándole su toque de originalidad. (Protagonismo del alumno)
    2. A planificar su trabajo al diseñar el plan del mismo, con su estructura, con sus estrategias, con la previsión de los componentes necesarios (objetivos, actividades, recursos…) a partir del conocimiento y análisis del contexto en que se desarrollará (aprendizaje académico, prácticas in situ, prácticas virtuales, simulaciones…)
    3. A organizar y gestionar su tiempo, acomodando sus previsiones sobre actividades a llevar a cabo a los créditos y tiempos asignados. La elaboración de un cronograma es una importante herramienta.
    4. A construir su propio aprendizaje, dejando constancia de sus avances y dificultades.
      1. Utilizando diversas técnicas: Frente al aprendizaje puramente memorístico, la elaboración  personal, la construcción de gráficos, esquemas, mapas conceptuales, le llevan a la asimilación personal y a la integración de lo aprendido con otros contenidos relacionados.

        Ramon1

        Ejemplo de un mapa conceptual mediante el programa Atlas-ti

      2. Sirviéndose del trabajo cooperativo: siempre que sea posible, el trabajo en equipo contribuye a lograr una nueva competencia, en la que se aprende a dialogar, argumentar, precisar conceptos, matizar, integrar aportaciones…
      3. La utilización del e-portfolio es una herramienta especialmente relevante que permite y facilita lo que hemos denominado “construcción del aprendizaje”
    5. A concluir su trabajo de forma coherente y responsable, huyendo de la chapuza, del terminar “como sea”, de arrebatar el final para entregarlo (tal vez porque no planificó correctamente) (Obra bien acabada). Aspectos a cuidar:
      1. Puntualidad
      2. Presentación: primera impresión para el lector, cuidando los aspectos materiales y formales.
      3. Expresión, en sus diferentes modalidades. La presentación de gráficos, mapas conceptuales… es una evidencia de elaboración personal. Las modernas tecnologías facilitan la inclusión de diferentes formas de expresión (oral, escrita, icónica, visual), adecuadas a cada caso, evitando dejar en desuso algunas de ellas.

        Ramon2

        Diferentes formas de expresión que pueden integrarse en un portfolio.

      4. A autoevaluar su trabajo,  lo que supone tener claros los conceptos de calidad del mismo y la capacidad de autocrítica al aplicarlos, reconociendo los aspectos positivos, las carencias, limitaciones y hasta los errores si los hubiere. (Obra bien valorada). De esta característica deriva su enorme importancia para la mejora continua de la formación del alumno.

Y todo ello en paralelo con el aprendizaje concreto de la asignatura o materia de que se trate; como se aprecia, además del aprendizaje tradicional académico, está aprendiendo competencias de gran relevancia.

Ramon3

Aspectos a los que puede contribuir la elaboración de portfolios para el aprendizaje y la evaluación

El portfolio como técnica para la evaluación

La construcción de un portfolio, a la vez que permite apreciar el progreso que va consiguiendo  el alumno en el logro de las competencias, hace posible al profesor la supervisión del mismo y el ejercicio de sus funciones de apoyo, orientación y ayuda.

En consecuencia, en el medida en que el profesor pueda ir tutorizando su construcción, podrá ayudar al alumno indicándole aquellos aspectos que van bien, los que son  mejorables, los que presentan carencias, limitaciones y hasta errores.

Sin embargo, no debemos olvidar que en los grados universitarios, en momentos determinados, es necesario proceder a la evaluación sumativa, una responsabilidad social de primer orden puesto que de ella se deriva la confianza de la sociedad en la formación de los profesionales.

Pues bien, para ello, nada mejor que disponer de los criterios que se utilizarán para la evaluación, tanto la formativa como la sumativa, haciéndolos públicos en coherencia con su función de ayuda. La publicidad de los criterios se convierte en un elemento orientador para el alumno, que conoce desde el primer momento la pauta con la que se valorará su trabajo; pero también para el propio profesor, pues disciplina su actividad académica y le sirve de pauta para su función tutorial.

Algunos autores han asumido el término “rúbrica” para este menester; sin embargo, considero mucho más adecuado, correcto y acorde los términos técnicos de lista o de escala de valoración, en las que se incorporan los “criterios” a aplicar. El criterio es aquella norma o regla que sustenta los juicios de valor en que consiste toda evaluación. Criterios pueden ser la corrección ortográfica o de interpretación de un dato, la exactitud en la resolución de un problema, la precisión de la definición de un concepto, la riqueza de léxico, la originalidad de un planteamiento…

Por lo general, cualquier objeto complejo a evaluar necesita de una clarificación de los criterios con los que será juzgado. De no ser así, asistiremos a una experiencia poco edificante como es el hecho de que un mismo “objeto” pueda merecer valoraciones con elevado grado de discrepancia, como ponía ya de manifiesto G. de Landshere[i] en la segunda parte de su libro (1973).

He aquí una propuesta de criterios e indicadores que puede servir de referencia para la valoración de un portfolio, tanto para la procesual, continua y formativa, como para la sumativa, siguiendo la referencia de la Obra Bien Hecha (OBH):

PAUTA PARA LA EVALUACIÓN DE UN PORFOLIO

FASE

CRITERIO

INDICADORES

Ideación JustificaciónIniciativaOriginalidadClaridad expositivaRelevancia Inclusión de aspectos de protagonismo del autor, tales como:

  • Actitud positiva (analítica, reflexiva, colaborativa, crítica)
  • Componentes personales (objetivos, enfoques, metodologías, recursos)
  • Objetivos elevados, complejos, transversales, superación personal
  • Justificación de su relevancia
  • Elementos críticos y valorativos
  • Previsión de criterios
Planificación Adecuación al contextoRealismo de los objetivosAtención a la complejidad y transversalidadAdecuación de medios y recursosSuficiencia de medios y recursos

Viabilidad

Coherencia interna

Previsión

Prudencia

  • Definición y delimitación del contexto
  • Plan del trabajo:  organigrama,  asignación de responsabilidades
  • Incorporación de componentes de diversas materias
  • Incorporación de actividades
  • Elementos innovadores, afectivos y emocionales (reacciones de satisfacción)
  • Selección bibliográfica

 

Realización Integración y activación de los saberesCumplimiento del planFlexibilidad ante lo imprevistoIniciativas de mejoraValoración continua
  • Referencias relevantes, actuales y adecuadas
  • Elementos reflexivos que vayan mejorando el trabajo con el paso del tiempo (progresividad)
  • Indicios de planteamientos éticos
  • Aportaciones propias: actividades, elaboraciones…

 

Terminación Dominio alcanzadoCoherencia con lo diseñadoPuntualidadLimpiezaCorrección Aspectos de fondo:

  • Síntesis personal
  • Juicios valorativos
  • Conclusiones
  • Bibliografía: correcta citación

Aspectos de forma

  • Portada
  • Índice
  • Paginación, enlaces
  • Puntualidad
Valoración Análisis crítico razonadoPropuestas de mejoraCoherencia Utilización correcta de los criterios previstosPropuestas basadas en el contenido del trabajo

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Cacheiro, M. L. (2011). El portfolio como estrategia de apropiación de competencias. En D.J. Gallego, C.M. Alonso y M.L. Cacheiro, Educación, Sociedad y Tecnología. Madrid: Ramón Areces.
  • Gallego, D. y otros (2009) El portfolio como estrategia de enseñanza y aprendizaje, Revista Electrónica de Tecnología Educativa (Eductec-e), Noviembre
  • Klenowski, V. (2004) Desarrollo de portafolios para el aprendizaje y la evaluación. Madrid: Narcea.
  • Pérez Juste, R. (Coord) (2012) El portfolio. Aprendizaje, competencias y evaluación. Madrid: UNED

Webgrafía

[i] De Landsheere, G. (1973) Evaluación continua y exámenes. Buenos Aires: El Ateneo.


4 comentarios en “El Portfolio (La evaluación de las competencias en los grados universitarios II)

  1. Pingback: Casos (La evaluación de las competencias en los grados universitarios IV) | Aula Magna 2.0

  2. Pingback: El Portfolio (La evaluación de las compe...

  3. Pingback: El Portfolio (La evaluación de las compe...

  4. Pingback: El Portfolio (La evaluación de las compe...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.