Tras el cierre de los centros educativos, ¿habrá una oportunidad para dar prioridad a prevenir el abandono temprano en la escuela?

Por Ismael Sanz 

Universidad Rey Juan Carlos

 

 

Palabras clave: educación, abandono temprano, estudios superiores, tasas escolarización

La extraña situación de la educación española que sobresale en jóvenes con estudios superiores, pero cojea en abandono en enseñanzas secundarias. Sobrepasaremos el objetivo de la UE para 2020 del 40% de jóvenes con estudios superiores pero incumpliremos el del 15% de abandono temprano.

La UE fijó para 2020 una serie de objetivos en educación y formación que tenían que cumplir los Estados miembros. De entre esos indicadores, la Comisión Europea destacó dos: tener una tasa de abandono temprano educativo del 10% o inferior y que el 40% de la población entre 30 y 34 años haya finalizado estudios superiores. En el caso de España, la UE modificó el umbral de la tasa de abandono al 15%, dado que era previsible que sería imposible bajarla hasta el 10% desde el 28.2% que registraba nuestro país en 2010. El abandono educativo temprano se define como el porcentaje de personas de 18 a 24 años que no ha completado la educación secundaria de segunda etapa (Bachillerato, FP Media o FP Básica) y no sigue ningún tipo de estudio o formación en las cuatro semanas anteriores. Por su parte, el objetivo de los estudios superiores se refiere a que el menos el 40% de la población entre 30-34 años tenga titulación universitaria o de Formación Profesional de Grado Superior. Las dos informaciones provienen de la Encuesta de Población Activa trimestral del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos de nivel educativo de la población de 2019, conocidos con la EPA publicada el 28 de enero, presagian que España se encontrará en la sorprendente situación en la que cumple el indicador de estudios superiores mientras que no va a llegar al establecido para el abandono educativo. El 42.4% de la población española entre 30-34 años había finalizado en 2018 sus estudios universitarios o de FP Superior. Un dato que ha mejorado sensiblemente en 2019, alcanzando ya el 44.7%, muy por encima del umbral que estableció la Comisión Europea para 2020 del 40% e incluso también por encima del que se autoimpuso España del 44.0%. Por su parte, el conjunto de países de la UE, ha alcanzado el 40.7% en 2018 (aún no se conoce el dato de 2019), la primera vez en la que llega al objetivo fijado. Por Comunidades Autónomas, destacan País Vasco (59.0%), Comunidad de Madrid (54.1%) y Asturias (53.1%) con más de la mitad de la población entre 30 y 34 años con título universitario o de FP Superior. En la cola se encuentran Baleares (33.1%), Andalucía (34.5%) y Murcia (35.6%) con aproximadamente un tercio de los jóvenes con estudios superiores finalizados (tabla 1).

Tabla 1.

Población de 30-34 años con nivel de Educación Superior en España, UE-28 y por Comunidad autónoma

2019 2018 2017 2016 2015 2014
España 44.7 42.4 41.2 40.1 40.9 42.3
UE-28 40.7 39.9 39.2 38.7 38.0
Andalucía 34.5 32.5 32.9 31.1 32.3 32.3
Aragón 46.8 46.6 47.3 44.2 43.5 42.4
Asturias. Principado de 53.1 52.1 50.7 52.4 52.9 51.3
Balears. Illes 33.1 34.9 39.2 32.8 29.1 35.3
Canarias 39.6 35.7 34.7 34.9 32.9 34.8
Cantabria 51.0 47.8 48.1 43.5 41.5 43.9
Castilla y León 45.8 42.2 39.5 41.4 42.1 42.5
Castilla-La Mancha 38.6 37.1 34.0 32.0 33.2 32.7
Cataluña 50.6 47.3 44.8 43.1 43.1 47.0
Comunitat Valenciana 44.0 41.9 39.1 37.1 40.7 40.6
Extremadura 36.4 35.8 37.8 34.5 40.6 42.2
Galicia 46.6 46.1 45.6 44.3 45.8 44.1
Madrid. Comunidad de 54.1 49.5 48.0 47.9 50.8 54.0
Murcia. Región de 35.6 37.6 32.2 34.5 33.5 30.2
Navarra. Comunidad Foral 47.8 49.2 54.1 54.3 47.9 45.6
País Vasco 59.0 57.1 55.1 56.9 54.2 58.5
Rioja. La 37.6 45.1 44.8 42.7 41.7 46.1
Ceuta 28.5 31.8 26.9 23.1 29.2 22.6
Melilla 34.4 32.0 33.4 27.3 25.5 30.4

Fuente: Ministerio de Educación y Formación Profesional

En suma, España tiene más población joven con estudios superiores que los países comunitarios. Pero nuestro país también tiene más población con bajos estudios, es decir, que como mucho ha finalizado la ESO. El 17.3% de españoles entre 18 y 24 años no ha completado la educación secundaria de segunda etapa (Bachillerato, FP Media o FP Básica) y no sigue ningún tipo de estudio o formación en las últimas cuatro semanas. En los últimos 5 años, desde 2014, ha disminuido desde el 21.9% al 17.3%, 4.6 puntos. Pero esa evolución descendente no ha evitado que España sea el país con más abandono temprano educativo de la UE en 2018, año para el que hay información para todos los países. El registro del 17.3% de 2019 hace presagiar que nuestro país no va a cumplir con el objetivo de abandono que estableció la Comisión Europea en 2020, del 15%. Ese era ya un objetivo más factible que el que se fijó para el conjunto de la UE, que es del 10%. Por Comunidades Autónomas, País Vasco (6.7%), Comunidad de Madrid (11.9%) y Asturias (12.4%), son de nuevo y en el mismo orden, las que destacan con el mejor indicador educativo por tener menos jóvenes sin finalizar Bachillerato, FP Media o FP Básica. Baleares (24.2%), Murcia (22.6%) y Andalucía (21.6%) son las que tienen más tasa de abandono educativo temprano. 

En definitiva, España con el 44.7% cumple con creces los objetivos de la UE para este mismo año de 2020 de tener al menos un 40% de la población con estudios superiores. Este es un éxito importante de la educación española que, si se aprovechara bien, sería un activo para atraer inversiones de empresas intensivas en capital humano. No ocurre así, pues algunos de estos jóvenes desarrollan ocupaciones para las que están sobrecualificados. España también tiene una proporción de jóvenes con bajos estudios (tabla 2), y este es el gran problema del sistema educativo español pues las personas que no finalizan, al menos, FP de Grado Medio o Bachillerato tendrán después problemas de inserción laboral y social que lastrarán sus oportunidades de disfrutar de las mismas oportunidades que el resto de la sociedad a lo largo de su vida y necesitarán en mayor medida de la ayuda del Estado de Bienestar.

Tabla 2.

Abandono temprano de la educación-formación en España, UE-28 y por Comunidad Autónoma

2019 2018 2017 2016 2015 2014
España 17.3 17.9 18.3 19.0 20.0 21.9
UE-28 10.6 10.6 10.7 11.0 11.2
Andalucía 21.6 21.9 23.5 23.1 24.9 27.7
Aragón 14.6 15.8 16.4 19.1 19.5 18.4
Asturias. Principado de 12.4 12.6 14.8 16.6 16.8 13.6
Balears. Illes 24.2 24.4 26.5 26.8 26.7 32.1
Canarias 20.8 20.9 17.5 18.9 21.9 23.8
Cantabria 12.8 9.8 8.9 8.6 10.3 9.7
Castilla y León 14.3 13.9 16.7 17.3 16.7 16.8
Castilla-La Mancha 20.2 20.5 22.1 23.2 20.8 22.2
Cataluña 19.0 17.0 17.0 18.0 18.9 22.2
Comunitat Valenciana 16.4 20.2 20.3 20.2 21.4 23.4
Extremadura 20.5 20.9 19.2 20.4 24.5 22.9
Galicia 12.6 14.3 14.9 15.2 17.0 18.5
Madrid. Comunidad de 11.9 14.4 13.9 14.6 15.6 18.3
Murcia. Región de 22.6 24.1 23.1 26.4 23.6 24.1
Navarra. Comunidad Foral de 14.0 11.4 11.3 13.4 10.8 11.8
País Vasco 6.7 6.9 7.0 7.9 9.7 9.4
Rioja. La 13.9 17.1 12.9 17.8 21.5 21.1
Ceuta 24.7 23.4 20.1 21.5 29.8 29.5
Melilla 24.1 29.5 27.5 24.4 24.1 19.6

Fuente: Ministerio de Educación y Formación Profesional

El cierre de los centros educativos puede ser una oportunidad para volver a situar como prioridad política un problema educativo que es no es nuevo, pero que la situación actual ha expuesto con mayor intensidad: el amplio porcentaje de jóvenes españoles que abandonan los estudios sin finalizar FP Media o Bachillerato. El esperable incremento en el desempleo reducirá el coste de oportunidad de continuar estudiando, al disminuir el atractivo de posibles alternativas laborales inmediatas. Ese factor puede hacer que, después del efecto negativo inicial, a medio plazo muchos jóvenes continúen sus estudios. Harris y Larsen (2018) muestran que después de una caída inicial en el aprendizaje de los alumnos de Nueva Orleans después del Huracán Katrina de agosto de 2005, los indicadores educativos se recuperaron en 2014 con mejoras significativas tanto en rendimiento académico como en graduación en estudios de secundaria postobligatoria y superiores. Después de un impacto inicial de un -10% de la desviación estándar en el aprendizaje en matemáticas, al tercer año recuperaron todo el terreno perdido y terminaron incluso mejor (Sacerdote, 2012).

Referencias bibliográficas:

Harris, D.N. & Larsen, M.F. (2018). The Effects of the New Orleans Post-Katrina Market-based school reforms on medium-term student outcomes. Technical Report Education Research Alliance for New Orleans. https://educationresearchalliancenola.org/files/publications/Harris-Larsen-Reform-Effects-2019-08-01.pdf

Sacerdote, B. (2012). When the Saints Go Marching Out: Long-Term Outcomes for Student Evacuees from Hurricanes Katrina and Rita. American Economic Journal: Applied Economics, 4(1), 109–135.

 

Cómo citar esta entrada:

Sanz, I. (2020). Tras el cierre de los centros educativos, ¿habrá una oportunidad para dar prioridad a prevenir el abandono temprano en la escuela? Aula Magna 2.0. [Blog]. Recuperado de: https://cuedespyd.hypotheses.org/8208


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.