Diseño y validación de un instrumento para valorar la convivencia escolar percibida por los estudiantes

Por Juan Carlos Torrego Seijo[i]1, Mª Paz García Sanz[ii]2, Mª Ángeles Hernández Prados[iii]2 y Ángeles Bueno Villaverde[iv]3

 

1Universidad de Alcalá, 2Universidad de Murcia,                    3 Universidad Camilo José Cela

 

Palabras clave: REP, clima escolar, convivencia pacífica, cuestionario, evaluación de programas, instrumento de medida, mediación

Un buen clima de convivencia en los centros educativos puede mejorar el bienestar, autoestima, resultados académicos del alumnado, y prevenir conductas desadaptativas. Existen cuestionarios que evalúan la convivencia cuantificando los tipos de problemas, pero muy pocos instrumentos se centran en su gestión e implementación de programas.

Para contribuir a la finalidad de evaluar la convivencia hemos diseñado y validado un instrumento que contara con un referente teórico que se fundamenta en el Modelo Integrado de Mejora de la Convivencia (MIMCO) en instituciones Educativas (Torrego, 2006, 2010), se trata de un enfoque holístico que promueve un marco de valores y procedimientos centrados en la resolución pacífica de conflictos a través de la reparación, la reconciliación y la resolución, junto con la participación, cooperación, solidaridad; gestiona la convivencia pacífica en los centros; y combina la intervención en tres planos (Torrego, 2019). Todo ello recogido en el Plan de Convivencia del Centro:

  1. a) Procesos democráticos de elaboración de normas de aula y centro: incluyen la construcción de normas positivas dentro de un enfoque restaurativo, las medidas preventivas que favorecen su cumplimento, y las correcciones ante su incumplimiento.
  2. b) Equipo de mediación y tratamiento de conflictos: integra dos subprogramas, el “Programa de Mediación Escolar” y el de “Alumnos/as Ayudantes de Convivencia”, que comparten una misma filosofía de gestión de conflictos, pero tienen funcionamientos particulares.
  3. c) El Marco protector de la convivencia: implica el impulso de contextos educativos favorecedores del desarrollo personal y colectivo y de una cultura de la conversación y el diálogo (Grau y García-Raga, 2017). Aglutina entre otras, intervenciones como: 1) la Acción tutorial, donde se puede enseñar la gestión democrática del conflicto e incentivar el uso de los protocolos de intervención frente al acoso y maltrato escolar (Luengo, 2019); 2) la potencialización de un currículum más inclusivo y colaborativo, empleando metodologías activas que promuevan la comunicación, interdependencia positiva, y habilidades sociales que favorecen la convivencia (Montanero, 2019); y 3) la promoción de la participación familiar, pues cuanto menor es ésta, mayor es la violencia entre el alumnado (Reyes-Angona, Gudiño y Fernández-Cárdenas, 2018). Todo ello debería quedar recogido en el Plan de Convivencia (Torrego, 2010).

El objetivo de esta investigación es validar un cuestionario de evaluación de la gestión de la convivencia escolar desde la percepción del alumnado, centrado en el Modelo integrado de la Convivencia. Para ello, se ha realizado un muestreo aleatorio por conglomerados y estratificado en el que han participado 1169 estudiantes de 34 centros de 6º de Primaria y Secundaria de la Comunidad Autónoma de Madrid. Tras la validación por juicio de expertos, se han empleado los programas SPSS v24 y AMOS para realizar el análisis factorial exploratorio y confirmatorio, respectivamente.

Fuente de la imagen: Pixabay

Se partió de un cuestionario inicial con 21 ítems sobre convivencia escolar. Dicho cuestionario fue sometido a una validación de contenido interjueces realizada por 8 profesores universitarios expertos en el tema y en metodología de la investigación de tres universidades.

Los ítems del cuestionario se han organizado en función de los tres bloques teóricos del modelo: Procesos democráticos de elaboración de normas de aula y centro (ítems Q1 a Q5), Equipo de mediación y tratamiento de conflictos (ítems Q6 al Q10 que aborda el programa de alumnos/as ayudantes y del Q13 al Q18 que aborda el programa de mediación) y Marco protector de la convivencia (ítem Q11 y Q12 dedicados al maltrato y desde el Q19 hasta Q21).

Se aplicó el cuestionario validado por los expertos a los estudiantes informantes, utilizando un diseño cuantitativo no experimental, descriptivo y transversal, tipo encuesta. Las fases en este momento de la investigación fueron las siguientes:

  1. Toma de contacto con los equipos directivos de los centros seleccionados para informarles de la investigación.
  2. Petición de consentimiento informado a los padres y madres del alumnado, con garantías de anonimato y confidencialidad.
  3. Aplicación de los cuestionarios al alumnado vía on-line, con ayuda del profesorado.
  4. Dada la alta muerte muestral, aplicación en papel de los cuestionarios para completar el tamaño de la muestra requerido.
  5. Recogida personal de los cuestionarios cumplimentados en los centros educativos por parte del equipo investigador.
  6. Análisis de los datos con los programas IBM SPSS, v. 24 e IBM SPSS Amos, v.21.

Antes de comenzar a estudiar la validez de constructo del cuestionario, para evitar problemas de multicolineidad, se procedió al cálculo del coeficiente de correlación de Spearman entre los ítems del cuestionario. En ningún caso se obtuvieron correlaciones bivariadas superiores a .85, por lo que tampoco hubo que retirar ningún ítem del cuestionario debido a este criterio.

Seguidamente, se realizó un análisis factorial exploratorio, utilizando el método de extracción de componentes principales y el de rotación Varimax. Tras comprobar la medida de adecuación muestral de Kaiser-Meyer-OlKin (.866) y la significación estadística de la prueba de esfericidad de Barlett (.000), para valores Eigen>1, se obtuvo una varianza explicada del 59.82%. En este análisis se incluyeron todos los ítems del cuestionario, excepto el 6, el 11 y el 13, por ser dicotómicos.

Todas las cargas factoriales son superiores a .5, lo que muestra una alta saturación de los ítems con sus correspondientes factores.

Se recurrió a un análisis factorial confirmatorio, utilizando el modelo de ecuaciones estructurales a través del programa AMOS, para cerciorar la validez de constructo del cuestionario y asegurar su adecuada estructura interna. Este tipo de análisis permite corregir o corroborar los puntos débiles del análisis factorial exploratorio, conduciendo a una mayor contrastación de las hipótesis u objetivos planteados (Bollen, 1989).

La fiabilidad del cuestionario se calculó mediante el método de consistencia interna, utilizando el coeficiente alfa de Cronbach. Tiene una alta consistencia interna del instrumento que oscila entre .737 y .859, superando en todos los casos el valor mínimo de .7, requisito para que el instrumento pueda considerarse fiable (DeVellis, 2003).

Todos los ítems cumplieron el criterio de correlación corregido ítem-total, por lo que no hubo que eliminar ninguno de ellos.

Los resultados arrojan 4 factores, cuyos índices de fiabilidad oscilan entre .737 y .859 (Factor 1: Marco protector de la convivencia; Factor 2: Programa de alumnos/as mediadores; Factor 3: Programa de alumnos/as ayudantes; Factor 4: Procesos democráticos de elaboración de normas). Finalmente, se confirma el ajuste empírico al Modelo integrado de mejora de la convivencia.

En esta investigación se ha demostrado la validez y fiabilidad de un cuestionario de 21 ítems que permite valorar la percepción del alumnado sobre la convivencia escolar, proporcionando una información muy enriquecedora de los procesos democráticos de elaboración de normas de aula y centro, de los equipos de mediación y tratamiento de conflictos, así como del marco protector de la convivencia escolar.  Aunque, inicialmente el modelo teórico MIMCO se compone de estas tres dimensiones, tras los análisis factoriales exploratorios y confirmatorios queda constituido en cuatro factores, subdividiendo los programas de mediación y del alumnado ayudante como dos dimensiones distintas, pero relacionadas.

Los resultados de esta investigación, aunque partiendo de una amplia muestra, fueron extraídos de una única Comunidad Autónoma, por lo que, si bien pueden ser extrapolados a poblaciones similares, supone una limitación del estudio. Sería interesante continuar la investigación y explorar semejanzas y diferencias en los resultados de otras poblaciones.

Cómo citar esta entrada:

Torrego, J. C., García Sanz, M. P., Hernández Prados, M. Á. y Bueno Villaverde, Á. (2021). Diseño y validación de un instrumento para valorar la convivencia escolar percibida por los estudiantes. Aula Magna 2.0. [Blog]. Recuperado de: https://cuedespyd.hypotheses.org/9227


[i] Dr. Juan Carlos Torrego Seijo.  Premio extraordinario de doctorado UNED. Profesor titular del Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad de Alcalá. Director posgrado convivencia y aprendizaje cooperativo. Tres tramos de investigación reconocidos, Coordinador del Grupo de investigación UAH: Inclusión y mejora educativa: aprendizaje cooperativo, convivencia y mediación.  juancarlos.torrego@uah.es

[ii] Dra. Mª Paz García Sanz es Premio Extraordinario Fin de Carrera y Doctora en Pedagogía. Ejerce de profesora Titular en la Universidad de Murcia (España) y es miembro del Grupo de Investigación “Compartimos Educación”. Posee dos sexenios de investigación, siendo sus líneas de investigación prioritarias: relaciones familia-centro educativo; evaluación de programas educativos; métodos de investigación y planificación, aprendizaje y evaluación de competencias. maripaz@um.es

[iii] Dra. Mª Ángeles Hernández Prados. Profesora Titular de la Universidad de Murcia. Premio Extraordinario Fin de Carrera y Doctora en Pedagogía.  Dos tramos de investigación reconocidos. Miembro colaborador del grupo de investigación «Compartimos Educación». Líneas de investigación trabajadas: educación en valores, convivencia escolar, responsabilidad tecnológica y familia-escuela. mangeles@um.es

[iv] Dra. Angeles Bueno Villaverde. Profesora doctora de la Universidad Camilo José Cela y Coordinadora de Certificados IB (Bachillerato Internacional). Doctora en Psicología de la educación. Máster en Educación Internacional y Bilingüismo. Posee un sexenio de investigación habiendo realizado investigaciones y dirigido tesis doctorales sobre innovación educativa, liderazgo educativo, participación familiar, alta capacidad intelectual y educación internacional. abueno@ucjc.edu


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.