El apoyo de FECYT a las revistas para ser más visibles, abiertas, inclusivas y de mayor calidad

Por Elsa Corominas y Aleix Rodríguez (International Journal of Educational Technology in Higher Education, ETHE)

Hace cinco años nació el Seminario de Edición Científica de la Universitat Oberta de Catalunya como punto de encuentro y reflexión para los equipos editoriales de las revistas académicas de la Universidad. A lo largo de diez ediciones, han ocupado su programa cuestiones como las métricas alternativas, la divulgación científica, el proceso de revisión por pares, la ética en la publicación, la visibilidad de las revistas o la publicación en acceso abierto.

 

En su décima edición, el seminario ha contado como ponente invitada con Pilar Rico Castro, doctora en Gobierno y Administración Pública por la Universidad Complutense de Madrid y jefa de la Unidad de Acceso Abierto, Repositorios y Revistas de la FECYT. Actualmente su trabajo principal consiste en dar soporte al Ministerio de Ciencia e Innovación en el diseño, implementación y evaluación de las políticas nacional y europea de acceso abierto y de ciencia abierta.

 Pilar Rico empezó la sesión explicando que la fundación pública FECYT, nacida en 2001, tiene el objetivo de contribuir a implementar las políticas de ciencia y tecnología y que su marco de actuación son los parámetros definidos por las directrices nacionales y europeas. En la fundación trabajan 128 personas que desarrollan dos líneas de servicios a revistas y, al mismo tiempo, la Fundación, en palabras de Rico, actúa como una «sala de máquinas del sistema nacional de I+D+i».

 Rico nos recordó que las políticas públicas se diseñan a partir de necesidades y, en lo que a revistas científicas se refiere, existen políticas reguladoras y políticas redistributivas. Debido a la escasa presencia de revistas españolas en índices internacionales y a la limitada profesionalización de las revistas, en 2006 se decidió crear el servicio de apoyo a la profesionalización e internacionalización de las revistas científicas españolas (ARCE), que incluye entre sus iniciativas el Sello de Calidad FECYT, indicador al que las revistas pueden presentarse voluntariamente, con opción de hacerlo cada dos años. Tras siete convocatorias y más de 2050 revistas evaluadas, el incremento exponencial de revistas que se han presentado a la obtención del Sello FECYT y a las que les ha sido concedido indica un mayor interés y esfuerzo por mejorar la calidad de la investigación científica. Las revistas obtienen esta distinción tras demostrar que cumplen una serie de requisitos (de obligado cumplimiento o recomendados).

 El proceso de evaluación se divide en dos fases: la calidad editorial y científica y la evaluación de la calidad de los contenidos en su área de conocimiento,  ambas realizadas por personal humano con el espíritu de mejorar la calidad de las revistas españolas. La primera fase, evaluada por personas expertas en bibliometría y en evaluación de la ciencia, valora, entre otros parámetros, la identificación de los miembros de los consejos en la publicación; la existencia de instrucciones detalladas para los/as autores/as; el grado de internacionalización de la revista; la inexistencia de endogamía en las autorías; o la existencia de políticas de acceso abierto y reúso. En la segunda fase, un grupo de personas expertas en los temas concretos evalúa la orientación de la revista y el contenido científico de la publicación, además de la estructura de la revista y de sus artículos.

 La FECYT incorporó en la última convocatoria para la obtención del Sello una mención optativa por buenas prácticas editoriales en igualdad de género, consistente en el cumplimento de una serie de requisitos tales como demostrar la paridad de género tanto en los equipos editoriales como entre los revisores y revisoras, incluir el nombre completo de autores y autoras en los trabajos o contar con recomendaciones específicas a favor del lenguaje inclusivo en los trabajos de investigación. Las revistas deben obtener una evaluación positiva en todos los indicadores obligatorios y, por lo menos, en dos de los ocho recomendados. Por otro lado, como novedad, el demostrar y poner de relieve la existencia de políticas de acceso abierto y reúso en las revistas pasó a ser un requisito sine qua non para la obtención del sello. Al obtenerlo se puede disponer de la plataforma Recyt (Open Journal System) y las revistas de Humanidades y Ciencias Sociales pasan a formar  parte de un ranking. Esta acreditación busca, a la vez que poner en valor la calidad científica y editorial de las revistas con un modelo acorde a estándares internacionales, también contrarrestar el sesgo y límites que imponen las bases de datos internacionales de referencias bibliográficas: «indexación no equivale a calidad», afirmó Rico durante el seminario, dejando claro que existen sesgos e incluso errores importantes en los grandes índices de clasificación de revistas.

Rico también explicó en qué consiste la Convocatoria María de Guzmán desde la que se busca impulsar y favorecer la promoción de un modelo de ciencia en abierto basado en el refuerzo de las infraestructuras institucionales de difusión, almacenamiento, preservación y gestión de los resultados de investigación. La convocatoria selecciona y apoya proyectos que fortalezcan la capacitación técnica, la calidad y la interoperabilidad de repositorios de acceso abierto, sistemas CRIS-Current Research Information Systems (sistemas de información que recogen y difunden toda la información relacionada con las actividades de investigación de una institución) y servicios de publicaciones científicas.

Entre los próximos pasos de la FECYT destaca el objetivo de contribuir a la creación del estándar europeo de revistas diamante (revistas de acceso abierto y sin cargos para los autores (article processing charge o APC)) en contraposición a los modelos anglosajones. La mayoría de revistas españolas son diamante y es por ello que la Fundación impulsa el fortalecimiento de la digitalización de las revistas académicas, algo estrechamente ligado con la importancia que tiene el fomento de la visibilidad de los contenidos investigados, aspecto recogido por las métricas alternativas, como nos explicó Rodrigo Costas en el anterior Seminario.

 En la VII convocatoria para obtener el Sello de Calidad (julio 2021) se presentaron 672 revistas, de las cuales 380 lo renovaron y 138 lo obtuvieron por primera vez. Al contrario de lo que ocurre en los índices internacionales, las revistas de áreas de Ciencias Sociales y Humanidades quedan especialmente representadas en la resolución de la FECYT. Para mayor contribución a esta visibilización, hace dos años se lanzó el primer Ranking de visibilidad e impacto de las revistas científicas españolas de Humanidades y Ciencias Sociales.

 Durante el debate final, la ponente respondió a cuestiones planteadas por los asistentes al seminario sobre las dificultades reales a la hora de implementar las pautas de la Ciencia Abierta, como la publicación de datos de la investigación y la búsqueda de alternativas a la evaluación científica, tal y como recoge la Declaración de San Francisco (DORA) los retos y contradicciones que plantea DORA a las instituciones que la asumen fueron ampliamente debatidos. En este sentido, Rico repasó algunas de las principales dificultades para avanzar más deprisa en estas cuestiones, más allá del consabido arraigo del factor de impacto en el modelo actual de evaluación de la investigación: «cambiar el paradigma es un ejercicio complicado a nivel nacional y europeo». Rico advirtió que «si no somos cuidadosos y fortalecemos los servicios institucionales y las revistas diamante, se acrecentará la brecha entre países ricos y países pobres». Es bien conocido el riesgo de publicar en revistas comerciales indexadas y que posteriormente éstas modifiquen su modelo de negocio al de subscripción de acceso abierto con pagos de tasas de publicación (APC). Precisamente, para evitar la comercialización de los datos de investigación, Pilar Rico explicó que se espera que madure el proyecto European Open Science Cloud (EOSC), la iniciativa europea de construcción de una infraestructura de datos en abierto «gestionada por instituciones públicas y financiada con dinero público». También hubo espacio para comentar algunas dificultades que afrontan las revistas en proceso de crecimiento, como la dificultad de determinar la nacionalidad de una revista con coeditores internacionales, entre otros retos.

Pilar Rico concluyó que es muy necesario y enriquecedor el hecho de crear espacios como esta edición del Seminario de Edición Científica de la Universitat Oberta de Catalunya en los que la Administración Pública y los y las responsables de revistas científicas pueden compartir experiencias y deliberar sobre áreas de mejora, para construir en común marcos y políticas de apoyo más razonables y consensuadas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.