El problema del reconocimiento docente y la Teoría de la Educación

Por Alberto Sánchez Rojo

Universidad Complutense de Madrid

Asistente de edición de Teoría de la Educación. Revista Interuniversitaria

El pasado mes de noviembre, los medios de comunicación se hacían eco de una propuesta planteada por la Ministra de Educación Isabel Celaá en un encuentro realizado en Madrid con profesores de diversas etapas educativas. En su discurso, la Ministra anunció su intención de elaborar e introducir un programa de evaluación docente, que permitiese detectar tanto las buenas como las malas prácticas del profesorado de una manera más eficiente. La Ministra pareció querer decir con sus palabras que nos merecemos un profesorado de calidad, al que le sea reconocida su inestimable labor, para lo cual sería necesario una mayor evaluación (Torres, 2018, 6 de noviembre). Así parece que lo han entendido otros muchos países de la OCDE, estando España a la cola en control y evaluación de su profesorado, de modo que este futuro programa, al parecer respaldado finalmente por cierta mayoría de la comunidad educativa (Torres, 2019, 9 de enero) y según expertos destacados en el área, podría ser una buena medida para ponernos a la altura y devolver el prestigio a una labor docente que muchos consideran muy desvalorizada (Caballero, 2019, 12 de marzo).  

Sigue leyendo

La universidad podría ser mejor

Por Óscar Barberá

Facultat de Magisteri de la Universitat de València

La universidad podría ser mejor. Todos los que hemos pensado así alguna vez —lo que denota interés, puede que hasta afecto, por la institución—, lo hemos hecho tras sufrir alguna decepción que ha provocado en nosotros una respuesta primaria modelo, efecto de la decepción por un servicio defectuosamente prestado: habría que regular mejor lo que queremos que la universidad sea. Esa respuesta primaria nos lleva, con mayor o menor grado de consciencia, a idear procedimientos para asegurar que las personas responsables hagan lo que creemos que deben hacer para que la universidad preste el servicio deseado. Sólo así nos protegeremos de los perniciosos efectos que sobre el buen funcionamiento de la institución tiene la soberbia y el individualismo inherente al profesor investigador de universidad. Sigue leyendo